sábado, 10 de junio de 2017

Gran Poder 2017 refleja belleza de la cholita paceña

La Paz, 10 de junio.- Este año, los fraternos de las 65 agrupaciones del Gran Poder han movilizado poco más 107 millones de dólares, en la fiesta cuyo punto culminante fue ayer. Ese monto representa un incremento del 13% en relación a los 95,3 millones de dólares del año 2016.

El gasto generado en la festividad del señor de Jesús del Gran Poder 2017, durante los ocho meses que abarcan todas sus actividades, se estima en Bs 747.009.047 o $us 107.328.886”, dice el estudio de la Secretaría de Desarrollo Económico de la Alcaldía.

“La festividad es la que genera el más grande movimiento económico a nivel nacional”, asegura.

Los fraternos de las agrupaciones de la morenada son quienes le han dado mayor brillo a la fiesta del Gran Poder, cuya entrada de este sábado fue el momento culminante de una temporada larga que se inició el año pasado.

Esas fraternidades hicieron crecer el sector de la música. El estudio de la Alcaldía dice que (bandas y agrupaciones se benefician de la organización. Si el 2014, el gasto llegó a 1.800.241 dólares, este año supera los 5,2 millones de dólares. Sin embargo, otra tendencia es el decrecimiento en el sector de orfebrería, pues ahora las imponentes cholas usan joyas de plata o de plata bañadas en oro.

El consumo de bebidas y cerveza y la contratación de servicios musicales componen 69,6 por ciento del total de los gastos en que incurren los organizadores y fraternos.

Dicho incremento en el movimiento económico obedece al incremento del número de bailares. Si el año pasado participaron 34.171 personas, en esta gestión, 36 mil personas bailaron en honor del señor Jesús del Gran Poder.

Los datos muestra un decremento en el gasto relacionado con orfebrería. El 2016, el 25 por ciento de los 95,3 millones se invertían en la compra de joyas; este año bajó al 23%, pues ahora las joyas son bañadas en oro o son de plata.

Fuente: Urgentebo


viernes, 9 de junio de 2017

Cholitas se apoderan del Gran Poder 2017

De acuerdo con la investigación el año pasado, la cantidad de bailarines llegó a 34.171, de todos ellos, las mujeres son el 51% (17.457) y los hombres el 49% (16.714).

La Paz, 09 de junio.- La mujer ahora es la protagonista de la entrada del Gran Poder. La festividad en la que las señoras apoyaban a sus esposos bailarines ha cambiado; ahora el mayor número de los participantes de la fiesta Mayor de Los Andes es femenino, según un estudio del gobierno municipal de La Paz.

En 2012 el Programa Municipal de Promoción de Empleo, a cargo de la Dirección de Competitividad y Emprendimiento de la Oficialía Mayor de Promoción Económica del GAMLP, rea­lizó una investigación sobre esta importante festividad con la finalidad de estimar el movimiento económico a través de los gastos generados por el Gran Poder durante todas sus actividades y entre los cuales salieron a relucir, además la participación de la mujer en la festividad.

Empoderamiento femenino

A principios de los años 20 un número reducido de familias empezaron a realizar celebraciones en la calle Illampu de la ciudad de La Paz en honor al “Señor Jesús de Gran Poder”. Desde ese entonces esta festividad llegó a convertirse en una de las fiestas más importantes del municipio de La Paz y de Bolivia. Y si bien al principio el empoderamiento de la festividad era masculino, en la actualidad aunque con una mínima diferencia existe mayor participación femenina

De acuerdo con la investigación el año pasado, la cantidad de bailarines llegó a 34.171, de todos ellos, las mujeres son el 51% (17.457) y los hombres el 49% (16.714).

Asimismo se identificó que el 69% (23.588) del total de participantes baila en fraternidades de morenada, el 29% (10.015) baila fraternidades de danzas livianas y el restante 2% (568) bailan en fraternidades de danzas autóctonas.

Danzarines

Actualmente, la festividad del Señor de Gran Poder del 2016 cuenta con la participación de 67 fraternidades participantes, las cuales están divididas 3 tipos de danza: pesada, liviana y autóctona, llegando a existir 17 tipos de bailes.

De las 67 fraternidades participantes, la danza de la morenada es la que más fraternidades concentra con 21 agrupaciones, le siguen los caporales y la Kullawada con 10 y 9 fraternidades respectivamente.

Si se habla de la cantidad de músicos que acompañan a las fraternidades, la cifra es muy importante ya que se ha estimado que su participación ha llegado a 5.845 músicos.

Movimiento económico

El estudio revela además que, en dos años el movimiento económico creció en 20 millones de dólares. Siendo que en 2014 se registró la suma de 75 millones de dólares y en 2016 95 millones de dólares.

De acuerdo con el informe; de la investigación realizada en 2012 se puede indicar que las actividades relacionadas con la festividad del Señor del Gran Poder abarcan aproximadamente 8 meses. Se inician en el mes de noviembre con la misa al Señor del Gran Poder y concluyen en el mes de junio con las actividades de agradecimiento.

La estimación del gasto de la festividad del señor Jesús del Gran Poder 2016 toma como base el estudio realizado el año 2012 y las estimaciones del 2013 y del 2014. Se considera que ha existido un incremento de la cantidad de bailarines, músicos y de los precios de los bienes y servicios que se requieren.

El gasto generado en la festividad del Señor Jesús del Gran Poder 2016, durante los 8 meses que abarcan las actividades de la fiesta, se estima que es de 663.461.702 Bolivianos es decir 95,324.957 Millones de dólares.

De este gasto total el 93% (617.371.949 Bolivianos) está concentrado en las 21 fraternidades que bailan morenada, lo que evidencia el gran movimiento económico que generan y el por qué es considerada la danza más representativa y característica de la Festividad del Señor Jesús del Gran Poder.

El mayor gasto se da en Bebidas y Cervezas, representando el 46%, le siguen los gastos en orfebrería con el 25%, trajes-distintivos con 24%, música y bandas con el 3% y fiestas con el 1,5% y Otros gastos con 0,5%.

Fuente: Urgentebo.com


miércoles, 24 de mayo de 2017

Cholita cumplió cien años

Doña Dominga Mamani es la última de las fundadoras del primer mercado paceño y ejemplo de trabajo para sus hijos, nietos, bisnietos y tataranietos.

Abrazos, sonrisas y un devenir de recuerdos rodean a doña Dominga Mamani viuda de Muñoz, la última de las fundadoras del mercado Lanza, el más antiguo de La Paz. Nacida el 10 de mayo de 1917, hace unos días cumplió 100 años, un siglo de vida que cuatro generaciones de sus descendientes resumen en trabajo, esfuerzo y amor por su familia.

"He trabajado desde muy joven, mucho me gustaba”, dice doña Dominga sentada en medio de una sala repleta de fotografías. Hay retratos añejos de cumpleaños y bodas de sus hijos, yernas, nietos, bisnietos y tataranietos.

Cubierta por una mantilla de vicuña con un topo de oro, luce trenzas largas y blancas, testigos del paso del tiempo. Sus manos, aún inquietas, no dejan de ordenar los pliegues de sus polleras, peinar los flecos de su manta o alisar las fundas de los sillones.

La acompaña su yerno Gregorio Mamani, viudo de Victoria, que fue la mano derecha de "Domi” y la única mujer de sus cuatro hijos. "La mamá Viky”, como le decían en casa, falleció hace seis meses.

Los hijos varones de doña Dominga -Wálter, Adolfo y José Luis Muñoz Mamani- radican en España hace casi 40 años. Cada uno formó una familia, cuyos miembros sonríen desde retratos colgados en la pared. Para hablar de su centenario también acompañan a la cumpleañera sus nietos Patricia y Sergio Mamani, hijos de Victoria y Gregorio. Además de una de sus bisnietas.

"Está muy bien; come de todo y con mucho gusto”, asegura Patricia, quien conserva el luto y las prendas negras contrastan con su pelo ya cano. "La comida con llajuita y el té dulce, hasta con seis cucharillas de azúcar. Así le gusta”, cuenta.

Descendiente de una familia con una larga tradición de carniceros, Dominga Mamani empezó a hacerse cargo del negocio cuando su padre partió a la Guerra del Chaco en 1932. Con apenas 15 años, ella ya sabía dónde se compraba el ganado, cómo se lo carneaba y el proceso de comercialización de la carne.

"Me gustaba el ganado grande no el chiquito, a veces compraba bien y a veces mal. Con mi madre hemos trabajado como los hombres, porque ellos se fueron a la guerra”, relata en aymara.

Su nieto y su yerno hacen de traductores y de rato en rato alzan la voz porque doña Dominga está perdiendo tanto la agudeza del oído como de la vista. Lo que no disminuye con el tiempo es la lucidez de sus recuerdos.
El fin de la Guerra del Chaco a "Domi” le devolvió no solo a su padre, sino a su novio José. Casi inmediatamente después del fin de la contienda se casaron.

"Bien hemos andado. Pero de la guerra él llegó enfermo, siempre estábamos de médico en médico. Esa era la única pena”, recuerda la señora.

La pareja formó su hogar en una casa de la calle Chuquisaca, de la que se fueron años después pues, por recomendación del médico, buscaron un lugar con menor altura. "Les dijeron que debían irse a Cochabamba, pero tenían su vida aquí y buscaron una casita por Obrajes”, relata su nieto Sergio.

Dominga se negaba a irse de La Paz, donde había crecido. En su refugio de Obrajes falleció su esposo después de medio siglo de matrimonio. Aún le guarda luto en su casa donde ahora vive con su yerno, la familia de una de sus nietas y con centenares de reliquias de una La Paz añeja.

Muebles antiguos, fotografías en blanco y negro de la hoyada, del primer estadio o de la fábrica SAID son parte de un archivo de imágenes invaluable. Pero el tesoro más preciado para la centenaria dama es una imagen de San Francisco de Asís. Vestido con una túnica guinda, el santo de yeso descansa en el altar especialmente hecho para el patrono de los carniceros del Lanza.

Y es que antes de la primera construcción del mercado fue el atrio de la iglesia de San Francisco el que por años albergó a los comerciantes de carne. La imagen es una herencia de los abuelos de su esposo, también dedicados al rubro.

El ingreso de los vendedores paceños a un mercado no ocurrió sino hasta 1937. A falta de presupuesto por parte del gobierno municipal de turno, los carniceros donaron los cueros del ganado carneado para conseguir los fondos. Mamani junto a su esposo fue parte activa del proceso.

Con el dinero obtenido para la construcción ya solo faltaba el nombre. La guerra estaba cercana y todos los excombatientes habían pertenecido a un regimiento: el Lanza. Y así bautizaron al nuevo centro de abasto.

A pesar de su innato espíritu de superación, Dominga no fue a la escuela en su niñez. No aprendió a leer ni a escribir, pero eso no evitó que se convirtiera en maestra en los números, que manejaba en interminables listas mentales de cuentas, deudas, cobros y pagos.

"Es analfabeta, pero siempre nos impresiona como en su mente hace aún hoy todas las cuentas. Sabía a quién tenía que cobrar o pagar, cuánto y cuándo. Todo, hasta el mínimo detalle estaba en su mente. En su negocio siempre se ajustaron muy bien las cuentas. Ella lo administro muy bien y lo hizo crecer. Su mente era como una libreta interminable”, aseveran Sergio y Gregorio.

Doña Dominga aún tiene un puesto en el nuevo mercado Lanza, un laberinto frío de hormigón al que los comerciantes y compradores aún no se acostumbran del todo. Su puesto ya no es una carnicería. La vendedora que lo ocupa es una familiar que se dedica al rubro de abarrotes.

"El día que sacaron a las vendedoras para empezar la demolición del antiguo mercado mi abuela estuvo muy triste”, aseguran sus nietos. Todo ese día doña Dominga se la pasó mirando triste el puesto en el que trabajó toda su vida.

En 2009, Dominga Mamani fue galardonada por el municipio de La Paz como la última de las fundadoras del mercado Lanza. El reconocimiento le llegó a la señora de la mano del entonces alcalde Juan del Granado.

Al muevo edificio del Lanza Mamani fue solo una vez para ch’allar el puesto que le correspondía. Tiempo después un accidente le obligó a dejar definitivamente su puesto de venta.

"Aún estamos de luto, pero no podíamos dejar de celebrar el cumpleaños número 100 de doña Dominga Mamani. De manera éntima, con la familia, con un plato de comida, mucho cariño y alegría por tenerla un año más con nosotros”, dice su nieta y abraza a la agasajada.

Fuente: Pagina siete

lunes, 22 de mayo de 2017

Cholitas cibernautas

La Paz, 17 de mayo de 2017 (BTV).- La Agencia de Gobierno Electrónico y Tecnologías de Información y Comunicación (AGETIC) presenta los primeros resultados de la Encuesta Nacional de Opinión sobre Tecnologías de Información y Comunicación.

Según esta encuesta el 67.5 por ciento de la población boliviana, de 14 años o más, es internauta, es decir que en los últimos 30 días previos a la encuesta, han tenido acceso a internet al menos una vez.

El 62 por ciento de los internautas del país se concentran en ciudades capitales, el 21 por ciento en poblaciones intermedias y el 17 por ciento en poblaciones rurales. Y el 95 por ciento de internautas tiene acceso a internet desde su celular.

Según Wilfredo Jordán, periodista digital especializado en TIC, los números muestran un crecimiento en la conexión y acceso a internet: “la conexión de teléfonos móviles nos favorece y tiende a subir este porcentaje”, señala el experto.

“Nueve de cada 10 personas [conectadas] están usando celular. Por lo tanto se espera que la comunicación también sea móvil”, explica.

Santa Cruz es el departamento que cuenta con un mayor porcentaje de internautas, tanto en el área urbana como rural, con un 83 por ciento de su población mayor a 14 años. Le sigue Tarija con un 73 por ciento, luego Oruro y Beni con un 66 por ciento por ciento y Cochabamba con un 64 por ciento.

Los departamentos que menos porcentaje de internautas tienen es Pando, con un 56 por cientoy Potosí con un 58 por ciento.

El levantamiento de la encuesta se realizó a finales de 2016 en 10 ciudades capitales, 20 ciudades intermedias, 21 centros poblados y 34 localidades rurales. Y en esta ocasión se mostrarán los primeros resultados.

Jordán explica también que es evidente que se ha trabajado en la conexión e infraestructura, pero a la vez señala que aún hay muchos retos por delante.

“El otro reto es cómo estamos utilizando internet y en este escenario hay otros desafíos no solo de tecnológicos, sino de cultura y normativa, que implica un aspecto más integral. En Bolivia todavía hay que trabajar en la brecha digital pero paralelamente, está la brecha cultural en la que también hay que trabajar”, explica.

Estos primeros resultados son el primer paso de un esfuerzo mayor. El último trimestre del año se presentarán los segundos resultados de la encuesta junto con una investigación a fondo sobre el estado TIC en Bolivia, con la intención de tener un diagnóstico sobre la materia para poder plantear políticas públicas en base a las necesidades detectadas.

Esta encuesta también revela que el 95 por ciento de la población mayor a 14 años, internauta y no internauta, cuenta con televisor, el 93 por ciento con celular, el 82 por ciento con radio y el 42 por ciento con computadora.

Este miércoles 17 de mayo, la AGETIC presentará los primeros resultados de esta encuesta a las 19:00 hrs., en el Hall de la Vicepresidencia del Estado. Se contará con la presencia de Amaru Villanueva, Director del Centro de Investigaciones de la Vicepresidencia, Pablo Rossel, Analista Económico, Marco Vásquez, Viceministro de Telecomunicaciones y Nicolás Laguna, Director General de la Agetic.

Rdc/CMY

viernes, 19 de mayo de 2017

Crean cholita robot para el aprendizaje del aymara

Mayo.-Los estudiantes de las unidades educativas ahora podrán aprender una lengua originaria a través de aplicaciones instaladas en los celulares y computadoras. La prueba piloto se aplicará en la escuela Brasil, en La Paz.

New Aymara Robotic Assistant (Nayra) es el nombre del primer robot que reconoce comandos de voz específicos en lenguas originarias. Tiene un servicio de reconocimiento de voz desarrollado por la OEI para potenciar el uso social del aymara en dispositivos digitales y entornos virtuales.

Con Nayra, una robot y muñeca de pollera, los niños podrán dialogar, jugar de manera interactiva e intercambiar conocimientos en el idioma originario del aymara. De igual manera, JukuCuentos es una aplicación de videojuego que tiene la capacidad de enseñar el aymara a través de mitos y cuentos narrados por un Jukumari, como se denomina al oso andino.

El videojuego que fue creado para los estudiantes resalta la cultura de esta nación y permite el aprendizaje de ese idioma de forma didáctica.

Estas dos iniciativas fueron presentadas ayer por el Ministerio de Educación y el Instituto de Lengua y Cultura de la Nación Aymara, con el objetivo de avivar las 36 culturas y lenguas de nuestro territorio.

“Nos empoderamos de la tecnología de informática y comunicación para desarrollar las lenguas originarias y culturas de nuestra nación”, manifestó el jefe de la Unidad de Políticas Intrainterculturales, Wálter Gutiérrez.

En ese sentido, Gutiérrez explicó que ésta es una fase piloto que llegará a La Paz, El Alto y Oruro; sin embargo se proyecta impulsar la medida con las 29 institutos de lenguas originarias que existen en el territorio boliviano.

Pedro Pala, director del Instituto Plurinacional de Estudio de Lenguas y Culturas (Ipelc), mencionó que este tipo de iniciativas marca un hito histórico para los pueblos. “Nuestro país vive un proceso de cambio del cual nosotros como pueblos indígenas estamos orgullosos. Es un hecho trascendental que se reconozca a las 36 lenguas y culturas”, argumentó Pala.

Cambio