miércoles, 14 de septiembre de 2016

Fashion Week de Nueva York disfrutará la moda de Eliana Paco

La Paz, 14 de septiembre.- La diseñadora Eliana Paco presentó la colección “Pachamama” con 12 diseños que muestra la vestimenta de la chola paceña en la pasarela de la semana de la moda en Nueva York, Estados Unidos.

Las polleras de colores, los sombreros, las mantas tejidas de diversos pigmentos asombró al público que aplaudía a cada una de las modelos que lucía uno de los diseños de Paco.

“Que se pueda ver el trabajo que hemos realizado realmente me llena de orgullo y alegría”, manifestó la diseñadora después de presentar la colección en el Museo de la ciudad de Nueva York.

El primer diseño modelado tenía trenzas, una pollera color crema, una blusa con transparencias blancas, junto a las joyas tradicionales de las mujeres de pollera, el sombrero del mismo color y una manta roja.

Bordados, aguayos, brillos y mucho colorido mostró Paco en su colección. Un diseño de novia, que cerró el desfile, llamó la atención de los presentes: velo largo, blusa con tela de aguayo y pollera blanca.

Paco salió con una manta dorada que hacía juego con la blusa. Recibió el aplauso de los presentes.

Adriana Barriga, representante de la agencia municipal de desarrollo turístico La Paz Maravillosa que estuvo presente en la pasarela de Nueva York, contó que la bienvenida de los diseñadores a Paco fue espectacular y que diseñadoras como la española Ágatha Ruiz de la Prada estuvo muy interesada en la colección mostrada por la boliviana. Paco también fue punto de atención de cadenas internacionales como Telemundo y HBO.

“No hay antecedentes que una paceña y una mujer de pollera haya estado en una pasarela como esta”, sostuvo la diseñadora.

ANF


viernes, 19 de agosto de 2016

Una chola sin tapujos: Yola Mamani

Se rebeló el momento que decidió escapar de la casa de su tía a los 11 años, cuando se impuso a sus empleadores para seguir usando pollera, asistir al colegio y a la universidad. La palabra "no” ha sido su combustible para ser aquella mujer aymara migrante que no se resigna a ser lo que la sociedad determinó para ella. Yola Mamani Mamani es aguerrida, de sonrisa constante, productora y conductora de radio.

El programa Trabajadora del Hogar con orgullo y dignidad, producido y conducido por ella y varias de sus compañeras, se difunde todos los días por Radio Deseo y este 21 de julio cumple seis años. Yola, además, pertenece a la cooperativa Sin patrón Ni patrona -que ofrece limpieza de casas y servicios- y estudia la Carrera de Sociología en la UMSA.

"Creo que desde chiquita era muy peleadora, siento que tenía muchas agallas, tal vez más de las que tengo ahora (...). Hoy, con mis compañeras en la radio, tenemos una responsabilidad muy grande de luchar por nuestros derechos porque no veo grandes cambios sociales para las verdaderas mujeres de pollera”, detalla.

Aquel símbolo del 16 de julio

Para ella, la chola es mucho más que una presencia simbólica que toma notoriedad por el 16 de julio, más que vestimenta, joyas y un rostro maquillado que participa en un certamen, que le resulta casi idéntico a la elección de una miss.

"Al mostrarnos una candidata alta, flaca y bien maquillada, nos están vendiendo un modelo a seguir que no tiene los parámetros que compartimos (...). Yo he estado en una de esas elecciones y sé como es”.

Al participar de una elección, hace varios años, se dio cuenta de que era un ambiente muy hipócrita. Piensa que actualmente hay muchos eventos que dicen reivindicar a la chola paceña, pero no hay una apertura para conocer su pensamiento. Y que, si bien existen estas elecciones, los premios deberían ser becas para que las participantes estudien. Por otro lado, también sabe que hay muchas jóvenes que sólo se visten de pollera para figurar en estas actividades por conveniencia.

Del inicio y la lucha

Tiene un ágil sentido del humor que acompaña a su franqueza. Desde que llegó a La Paz -y por todo lo que le tocó vivir- siempre tuvo esa "chispa” de rebeldía para luchar por las niñas o mujeres que, como ella, se sentían atrapadas en un trabajo sin futuro y en el que no tenían derechos básicos como trabajadoras del hogar. Su personalidad le valió el apodo de Imilla bocona, calificativo dado por sus exempleadores que hoy acepta con una sonrisa orgullosa.

Nació en la comunidad Santa María Grande, a media hora de Warisata, en la provincia Omasuyos del departamento de La Paz, y tiene cinco hermanos. En su localidad viven alrededor de 30 familias, existe una pequeña escuela en la que se imparten los primeros cursos de primaria y no hay hospital.
A los nueve años, durante una vacación invernal, llegó a La Paz junto a una tía. Su papá, Pedro, la animó a viajar para que conozca la ciudad y aprenda español, pues hasta entonces solo hablaba aymara.

Su tía era trabajadora del hogar y tenía una hija de dos años. Al llegar a La Paz dispuso que Yola cuide a la pequeña y se mudó de domicilio, así perdió la posibilidad de que su padre la encuentre. No la trataba bien, le pagaba con comida y ropa, por eso decidió huir a los 11 años con una amiga -María Layme- que la entrenó en la casa donde brindaba sus servicios.

Después de tres meses, la ayudó a conseguir trabajo en una casa en la que estuvo por una década. La primera batalla que enfrentó fue a los 13 años, cuando decidió que quería seguir vistiendo pollera, algo que despertó los calificativos despectivos y racistas de sus empleadores, según recuerda, pero se mantuvo firme y lo logró. A los 16 años decidió volver a estudiar -había olvidado leer y escribir- lo que inició otra lucha porque sus empleadores tenían hijos y querían que los cuide todo el tiempo.

"Me decían que en ningún lugar me iban a tratar como ahí y que era parte de la familia. Cuando cumplí 17 años me pregunté qué parte de la familia era realmente, ya que era la primera en levantarme y la última en irme a dormir (...). Si no hubiera sido ‘bocona’ desde los nueve años, no me imagino dónde estaría ahora. Por ahí en el campo, con diez hijos y sin estudiar o quién sabe hubiera sido víctima de trata o tráfico”.

En 2007 decidió estudiar Trabajo Social y la echaron, luego de denunciar a sus exempleadores ante el Ministerio de Trabajo recibió un monto irrisorio como liquidación por una década de servicio. Estaba decepcionada y triste, abandonó todo y regresó a su comunidad. Luego de unos meses volvió a La Paz, pero ser universitaria y trabajadora del hogar era imposible. Se resignó a no estudiar.

Radio, sociología y ser "bocona”

En 2009, durante una reunión del Sindicato del Trabajadoras del Hogar de Sopocachi, se enteró que Mujeres Creando estaba organizando un taller de radio y decidió participar. A los seis meses se creó el programa Trabajadora del Hogar... y ella era la productora. "Me eligieron, he dicho qué les pasa. Yo sólo sé producir papa y chuño, qué cosa voy a producir”.

El objetivo del programa es difundir los derechos de las trabajadoras del hogar, pero también que sea un espacio de denuncia contra las formas de explotación laboral que sufre este sector. Entre las denuncias más recurrentes que reciben son las calumnias y despidos injustificados.

En 2011 decidió irse a la marcha del TIPNIS y enviar reportes diarios. Nunca había hecho entrevistas y ese tipo de trabajo en semejantes condiciones, aprendió mucho de Bolivia. Cuando llegó a La Paz, con la marcha, decidió regresar a la universidad.

Dentro de cinco años desea que el programa radial esté en televisión y ser socióloga. Pero sobre todo sabe que seguirá siendo una "chola bocona” que espera contagiar a otras para que se rebelen.


"Desde chiquita era muy peleadora, siento que tenía muchas agallas (...). Hoy, con mis compañeras en la radio, tenemos una responsabilidad muy grande de luchar por nuestros derechos”.

Yola Mamani. Productora y conductora de radio.

Página Siete

domingo, 24 de julio de 2016

Circulo Social de la Chola Paceña inicia actividades

La Paz, julio.- “Promociones Rosario” arrancó en Bolivia su actividad hace once años con la inauguración de la primera escuela de modelaje que a muchas damas de pollera las llevó a la pasarela. Su primer objetivo institucional fue conformar la “Directiva del Circulo Social de la Chola Paceña”, luego sería agrupar a mujeres emprendedoras de los distintos rubros comerciales que apoyan al progreso económico del país.

Rosario Aguilar Rodríguez, gerente de “Promociones Rosario”, anunció que desde este mes julio y conmemorando el aniversario paceño, se logró posesionar con la presencia de autoridades del Órgano Ejecutivo a la directiva del Circulo Social de la Chola Paceña, cuyo objetivo será de empoderar a la mujer de pollera no solo en el aspecto habitual cultural, sino intelectual, profesional, empresarial y comercial urbano de varios rubros.

“Esta directiva cumplirá los objetivos de unificarlas en un solo círculo social y visibilizar la participación profesional de la mujer de pollera en medios de comunicación, modelaje y aquellas que contribuyen con su emprendimiento al ámbito comercial importador, exportador y local en distintos rubros productivos”, dijo.

La directiva posesionada por la autoridad del Ministerio de Culturas, está conformada por comerciantes de telas, joyas, artesanías, gastronomía, panadería, confeccionistas de pollera y trabajadoras de la gastronomía, puntualizó Aguilar.

Asimismo resaltó que este Círculo es asesorado por aquellas representantes de polleras, que hace muchos años empezaron la tarea de representar a la chola paceña en el aspecto político, administrativo y social, como la exdiputada y comunicadora Remedios Loza en 1990.

“Queremos que Promociones Rosario visibilice a la mujer de pollera en todas aquellas actividades sociales, cívicas y políticas que se desarrollen en el ámbito nacional departamental y fuera de nuestras fronteras”, agregó la entrevistada.

El primer trabajo que se cumplió en estas fiestas julias, fue el reconocimiento a instituciones, personalidades, autoridades y organizaciones que han apoyado a mostrar la identidad y actividad de la mujer de pollera, puntualizó Aguilar que prevé la pronta aprobación de la personería jurídica del Círculo.

“Promociones Rosario” a la fecha viene trabajando en la formación y capacitación de mujeres, quienes podrán mostrar su actividad en los distintos eventos programados. A ello se sumará su intervención en los actos del 20 de octubre, cuando se conmemore la fundación de La Paz.

Visor Bolivia

//Redacción//

martes, 5 de julio de 2016

Cholitas chóferes al ataque

Para las “señoras del volante” no es nada cómodo ingresar a este mundo; a diario, tienen que enfrentarse a sus colegas que compiten rudamente por conseguir un pasajero poniendo en riesgo la vida de las señoras.

El oficio de choferes de transporte público era un mundo exclusivo de los varones, porque cada vez hay más mujeres que se animan a incorporarse a estas filas para generar ingresos económicos para sostener a la familia. Si la decisión de hacerlo resulta difícil, es aún más duro mantenerla, pues las señoras deben combatir con la competencia de sus colegas de pantalones, a la discriminación y deben mantener el oficio de amas de casa.

Para las “señoras del volante” no es nada cómodo ingresar a este mundo; a diario, tienen que enfrentarse a sus colegas que compiten rudamente por conseguir un pasajero poniendo en riesgo la vida de las señoras. Proceden al cierre del paso imprevistamente sin “contemplaciones”, porque están seguros de que las del “sexo débil” no protestarán.

“Los choferes de otros sindicatos nos discriminan, no nos dejan tranquilas, delante de nosotras se ponen, de repente nos cierran el paso. A veces, nos hacen amagues de choques. Juegan con nosotras”, se queja Luisa Porcel del sindicato Eduardo Abaroa de El Alto.

Porcel, conductora de un minibús de servicio público, cuenta que el peor momento de su vida como chofer lo pasó cuando unos conductores del sindicato contrario la rodearon y le quitaron su disco, acusándola de no cumplir con su ruta. Ese día tuvo que suspender el servicio y retirarse sin lograr ingresos económicos para su familia.

Rompen las prácticas machistas

Además de ingresar a este mundo considerado machista, las damas del volante, aparte de transportar pasajeros, tienen que ir por los niños al colegio o, cuando éstos son pequeños, mantenerlos en el motorizado junto a ella, es el caso de María Justina Tito de 40 años, que junto a ella se encuentra su hijo recién nacido.

María rompió las prácticas machistas, aprendió a manejar su micro a la fuerza porque su marido la abandonó y ella estuvo obligada a manejar su micro. Era el único ingreso económico que tenía para mantener a sus 4 hijos; el más pequeño (cuatro meses) la acompaña durmiendo a su lado todos los días.

A veces, los hijos de las conductoras las acompañan cumpliendo el rol de anunciadores, si son mayores de diez años.

En otras ocasiones son los pasajeros quienes las rechazan y deciden bajarse del motorizado porque dicen que conducen lentamente. Otras veces, sufren discriminación de su propio género, quienes las gritan diciendo que deberían estar en la casa cuidando a sus hijos.

La discriminación
Beatriz Cruz, hace cinco años que es conductora de un micro de trasporte público, tiene dos hijos. Cuenta que las mujeres son las más discriminadoras y los hombres, cuando la ven sentada al frente del volante, no usan su servicio, porque creen que manejará lento, por ser mujer.

Las “damas del volante” reconocen que su lado flaco es lo mecánico, cuando el vehículo “falla” por razones mecánicas o por algún percance en las llantas, recurren al mecánico o esperan ser auxiliadas por sus colegas.

Pero también dicen que hay ventajas, las conductoras se dedican al oficio porque es libre no hay “horarios ni patrones”; les permite dedicarse también a sus hijos y al oficio de la casa. Llegan una hora antes del mediodía a su hogar para preparar el almuerzo. Compensan las horas perdidas trabajando hasta las 23.00.

Así como hay días difíciles también hay días felices y de satisfacción cuando los niños les ponen como un ejemplo ante sus mamás y muestran admiración a favor de ellas.
Además, sus colegas de grupo confían en las “señoras del volante” porque -como si les faltasen tareas- les dan responsabilidades como dirigentes del sindicato.

Las mujeres supieron ganarse el respeto y la admiración de sus colegas. Los jefes de grupo las eligen, generalmente, como Secretarias de Hacienda, por ser más responsables y buenas administradoras.

“Son más responsables. Los varones no tenemos la responsabilidad de las damas, esas cosas son vistas en las instituciones con más respeto”, dijo el dirigente de la Federación de los Choferes de La Paz, Rubén Sánchez.

Urgente.bo

jueves, 21 de abril de 2016

Cholitas brillarán en Nueva York

La elegancia y colorido de la Cholita Paceña llegará a las pasarelas de la Semana de la Moda de Nueva York de la mano de una de una diseñadora especialista en tipo de prendas, se informó el lunes.

“Los organizadores del New York Fashion Week me han invitado a participar con la línea ‘warmi’ (mujer en aimara)”, dijo la diseñadora Eliana Paco, distinguida dentro de la moda para cholitas.

El evento se realizará en septiembre y Paco ya está preparando las prendas que llevará a Estados Unidos.

La diseñadora de 34 años es una orgullosa mujer aymara que desde hace 11 años diseña ropa para las cholitas en La Paz.

La cholita paceña es una mujer de pollera, como también se le conoce a la mujer aymara o cholita. Se caracteriza por mostrar su poder económico mediante su vestimenta, con grandes joyas y accesorios que van desde sombreros hasta anillos en todos los dedos de las manos y atractivos ganchos para cerrar sus mantas.

Paco viste a las cholas paceñas que bailan en las entradas folclóricas más importantes del país. Da empleo a más de 13 artesanos que bordan las mantas, hacen los zapatos, sombreros y la joyería.

Su moda llegará por primera vez será llevada a Estados Unidos, detacó la diseñadora, quien ya ha presentado sus colecciones en Europa y otros países de Suramérica.