jueves, 21 de abril de 2016

Cholitas brillarán en Nueva York

La elegancia y colorido de la Cholita Paceña llegará a las pasarelas de la Semana de la Moda de Nueva York de la mano de una de una diseñadora especialista en tipo de prendas, se informó el lunes.

“Los organizadores del New York Fashion Week me han invitado a participar con la línea ‘warmi’ (mujer en aimara)”, dijo la diseñadora Eliana Paco, distinguida dentro de la moda para cholitas.

El evento se realizará en septiembre y Paco ya está preparando las prendas que llevará a Estados Unidos.

La diseñadora de 34 años es una orgullosa mujer aymara que desde hace 11 años diseña ropa para las cholitas en La Paz.

La cholita paceña es una mujer de pollera, como también se le conoce a la mujer aymara o cholita. Se caracteriza por mostrar su poder económico mediante su vestimenta, con grandes joyas y accesorios que van desde sombreros hasta anillos en todos los dedos de las manos y atractivos ganchos para cerrar sus mantas.

Paco viste a las cholas paceñas que bailan en las entradas folclóricas más importantes del país. Da empleo a más de 13 artesanos que bordan las mantas, hacen los zapatos, sombreros y la joyería.

Su moda llegará por primera vez será llevada a Estados Unidos, detacó la diseñadora, quien ya ha presentado sus colecciones en Europa y otros países de Suramérica.

Cholita cautivan Bolivia Fashion Week

Emocionada y con más responsabilidades que nunca. Así encontramos a Eliana Paco cuando la llamamos a Cochabamba. La confeccionadora tiene 34 y diseña prendas de cholitas paceñas. Y hoy por la noche tendrá su entrada triunfal en el Bolivia Fashion Week.

"Son 13 modelos de todas partes del mundo que mostraran mis diseños", comentó esta mujer que lleva 11 años vistiendo a las cholitas. La colección se llama Warmi (que significa mujer en aimara) y son diseños más estilizados que los tradicionales, pero que no pierden la esencia de la mujer de pollera.

Este estilo capto rápidamente la atención de la prensa que vino a cubrir los desfiles y también de diseñadores internacionales, como Agatha Ruiz de la Prada (española) que se declaró fascinada a tal punto que quiere llevarla a Europa para mostrar sus colecciones. Por su parte, el diseñador ibérico, Fernando Aliaga, 'muere' por fusionar sus prendas con los diseños de Eliana.

"Los extranjeros valoran más nuestro trabajo que los bolivianos", arremetió Paco y agregó que para poder hacerse notar en este medio ha sido un trabajo de muchos años y la colaboración de medios y personas que han confiado en ella y sus creaciones.

SU IDILIO CON EL DISEÑO

Eliana Paco creció viendo confeccionar y diseñar prendas para cholitas a su madre Cecilia Paredes (75), que ahora es como su mano derecha porque sigue con el trabajo. Y fue hace más de una década que Eliana se animó a tomar la posta de su madre y se armó un taller donde también tiene un salón de exposición para sus prendas.

El mostrar a través de sus colecciones la cultura andina le ha traído gratificaciones y sin sabores. Lo primero fue porque ha dado a conocer y fortalecer su cultura. Mientras que lo segundo, se generó porque sus coterráneos criticaron el que hubiera cedido este atuendo a personas que no son parte de la cultura andina.

Precisamente por eso sus prendas son más coloridas y llamativas para que las jovencitas se animen a lucir una pollera o una mantilla. Además siempre dice que mientras no se tergiverse la esencia de la cholita todo está bien. "No nos daban mucha importancia y hemos tenido que ser muy persistentes y mostrar nuestro trabajo en pasarelas que montábamos nosotros mismos", confesó.


martes, 8 de marzo de 2016

Cholitas revolucionarias de El Alto

La historia de El Alto, como tantas historias del mundo, no siempre refleja el aporte de todos y todas sus protagonistas. Por esa misma razón, hay historias ocultas que necesitan ser contadas.

El Alto como ciudad, como territorio autoconstruido, es resultado de las luchas sociales, pero esas luchas sociales indudablemente tienen rostro de mujer; no hay duda.

Cuando uno camina por El Alto, se evoca a los años 80, a esas miles de mujeres aymaras, que trabajaron junto a sus hijos, agarrados de un combo y una montonera de piedras, largos kilómetros de calles y avenidas. Por eso mismo, cuando la alteña se sienta a vender en las calles, encuentra su sentido de pertenencia, pues ellas fueron sus constructoras.

Ellas son, las que están en la reuniones de los barrios, de los colegios, de las ferias y de toda iniciativa que necesita del aporte colectivo. Ellas son, las que ponen el pecho, al momento de movilizarse y al momento de arrancar una conquista social al Estado. Ellas son, los alaridos de libertad de Octubre de 2003, las voces que se radicalizaron como nunca.

En las mujeres alteñas, hay un sentimiento profundo de transformación y revolución. Para ellas no hay límites, no hay día de tregua. No es posible sólo concentrarse en el ámbito privado: en los hijos y en el trabajo de la casa. Lo público se ha transformado en una necesidad. Es ahí donde se lucha, por las reales reivindicaciones históricas.

En el grito de lucha: “El Alto de pie, nunca de rodillas” esta impregnada el sentir de las mujeres. Eso al menos nos contó el periodista Julio Mamani, el día en que se recreo la consigna, en esa recordada marcha de las y los alteños en ruta a La Paz, en los años 80.

El trabajo grueso de El Alto, el trabajo por cuenta propia, esta en manos de las mujeres. Son ellas, las que están luchando, empujando, de manera sostenida y silenciosa, el crecimiento de nuestra ciudad.

El Alto de hoy se transforma, es imposible comprender la construcción de El Alto, sin la lucha de las warmis valientes.

Cholita fotógrafa

Ni los años, ni el tiempo, ni la edad, ni los que dicen “que dirán” le detiene seguir avanzando y mirar hacia adelante. Juana Maldonado se convirtió en una fotógrafa Profesional, donde invierte su tiempo, su paciencia, su creatividad: en cada ángulo y plano y que siempre va acompañado de su buen equipo para capturar buenas fotografías.

Juana Maldonado es afiliada a la Federación Departamental de Fotógrafos de la ciudad de La Paz. Ella es de provincia Murillo, sector Achocalla.

martes, 26 de enero de 2016

Cholitas quieren conquistar ocho nevados

Como parte del reto de conquistar ocho nevados de más de 6.000 metros sobre el nivel del mar (msnm), 15 mujeres de pollera llegaron el 20 de enero a la cima del nevado Acotango (de 6.070 msnm), ubicado en la provincia Sajama de Oruro.

Eulalio Gonzales, presidente de la Asociación Andina de Promotores de Turismo en Aventura y Montaña (AAPTAM), informó que para esta ocasión se inscribieron 16 mujeres, después de que 11 alcanzaran en diciembre del año pasado el pico del Huayna Potosí (6.088 msnm) en La Paz.

Para esta aventura las condiciones climáticas fueron adversas, debido a que la lluvia y una tormenta de nieve dificultaron que cumplieran los tiempos que se habían programado inicialmente.

Si bien la intención era transportarse en vehículos hasta los 5.700 msnm antes de completar la hazaña, la nieve hizo que solo avanzaran hasta los 4.800, desde donde el grupo de escaladoras debió comenzar la caminata.

“Hemos salido a las tres de la madrugada (del miércoles 20) y ese rato ha empezado a nevar; las condiciones estaban súper malas, pero no ha importado porque nuestra intención era ir sí o sí al Acotango”, señaló Lidia Huayllas, una de las mujeres que completaron la incursión.

“La nieve y la tormenta eran fuertes, pero aun así, con calma, lentamente hemos llegado a la cresta aproximadamente a las seis de la mañana”, confirmó Gonzales.

Con el objetivo de completar la proeza, las mujeres de pollera, acompañadas en su mayoría por sus esposos —quienes son guías de andinismo—, caminaron otras seis horas, para finalmente conquistar la cumbre al mediodía.

De acuerdo con Gonzales, una de las 16 mujeres abandonó la travesía al nevado orureño, afectada por los males de la altura.

Elena Quispe, quien fue una de las cuatro que subieron por primera vez a lo alto de una montaña, resaltó que vivió una experiencia inigualable junto a las otras mujeres de pollera.

“Hacía demasiado frío, había un fuerte ventarrón que casi nos ha querido llevar. Ha sido complicado subir con pollera, pero todo se puede en la vida”, indicó Elena, una muchacha de 20 años que se dedica a preparar la comida para turistas andinistas.

El próximo reto para las cholitas escaladoras es conquistar otras dos cumbres bolivianas que se encuentran a más de 6.000 msnm en solo tres días.

El titular de AAPTAM anunció que para el próximo mes tienen programado arribar a los nevados Parinacota (6.200 msnm) y Pomarapi (6.000 msnm), ambos ubicados en el límite con Chile.

Experiencia única

Más horas

La adversidad climática ocasionó que el ascenso se prolongara por dos horas de caminata.

Testigo

En lo más alto del Acotango, las mujeres anotaron sus nombres en un libro que está en ese lugar.

Esposos

La mayoría de las excursionistas subieron con sus parejas.

La Razón