martes, 14 de abril de 2015

Las Kjochalitas desde Cochabamba

Desde Cochabamba Bolivia, les presentamos a estas hermosas cholitas, Las Kjochalitas que hacen un buen ritmo de Huayño - Zapateo. Su música y estilo las han llevado a diversas ciudades de Bolivia y el exterior.



Cholitas constructoras invaden Bolivia

El oficio de la construcción es muy pesado y desgastante, por eso sólo los hombres se dedicaban a esa actividad, sin embargo, ahora que las mujeres perforaron ese campo laboral, muchas de ellas ponen en riesgo su salud generalmente por el descenso de la matriz.

Hasta la fecha, seis de las 39 personas, afiliadas a la Asociación de Mujeres Constructoras de La Paz, ya se hicieron operar de la matriz y no volverán a ser madres, dijo a ERBOL la secretaria de esta organización, Aurora Arias.

“En nuestro grupo tenemos mujeres que están con el descenso de matriz por alzar cosas pesadas, el cuerpo de la mujer no es lo mismo que el de un hombre. A algunas constructoras no les queda de otra que hacer el trabajo duro, para no ser humilladas por los hombres”, enfatizó.

La Asociación de Mujeres Constructoras pidió al gobierno central un seguro de salud gratuito para todas féminas que se dedican a esta sacrificada actividad.

Asimismo, Arias solicitó seguridad laboral, porque a la hora de realizar el contrato de trabajo con la empresa o persona particular, no tienen los equipos que cualquier albañil necesita para precautelar su integridad física.

Acoso sexual

Las trabajadoras constructoras también son víctimas de acoso sexual, principalmente, de parte de los “contratistas”.

“Cuando pasamos por su lado, nos dicen al oído ‘mamacita estás linda’, cuando te dicen esas cosas nos hacen sentir muy incómoda, pero no nos queda otra que lidiar con eso, porque necesitamos el trabajo”, afirmó Arias.

Las mujeres que se dedican a esta actividad optaron en su mayoría por usar overoles anchos para que ningún albañil se les quede mirando con insinuaciones.

“No falta algún pervertido que te está mirando cuando estas subiendo las gradas”, apuntó.

Erbol

jueves, 9 de abril de 2015

Cholitas triunfan en la TV boliviana

Hace algunos años se las ve conduciendo noticiarios y próximamente, Carmen Rosa, la cholita luchadora, estará en Bailando por un sueño, el programa de Red Uno.

Ya no es inusual verlas en la televisión, y es que las mujeres de pollera se han ganado un lugar en la pantalla chica boliviana a base de talento, carisma y capacidad.

La comadre Remedios Loza fue la primera en romper prejuicios y en abrir espacio hace más de 20 años en la sede de Gobierno. Desde entonces, distintas cholitas ostentan sus galas en distintos medios de comunicación. Actualmente estas cuatro mujeres lideran escenarios a los que no es nada fácil llegar. Ellas cuentan sus historias.

Polleras al mando

Empecemos por Carmen Rosa Choque, que será una de las famosas de Bailando por un sueño, el programa de entretenimiento que Red Uno estrenará en los próximos días. La cholita luchadora ya apareció en ciclos de PAT y en el canal naranja. Desde 2001 es luchadora y desde 2010 está en la televisión.

Dice que está aprendiendo mucho de baile y que se requiere mucha fuerza, algo que a ella le sobra porque tiene entrenamiento en el gimnasio. “Recibo aliento y críticas constructivas. Mi gente está feliz con mi desempeño en la TV, es gracias a ellos que estoy donde estoy”, enfatiza.

“La mujer boliviana se hace dar su lugar”, alega Carmen Rosa, que también atiende un puesto de comida en El Alto.

Lidia Chávez lleva 15 años, de sus 34, en medios de comunicación. Conduce el programa En directo, de Bolivia TV. Afirma que su carrera fue construida con esfuerzo y pasión. Cuando le preguntamos si la actualidad política y social que experimenta el Estado Plurinacional influye en que las cholitas tengan mayor protagonismo, responde que de todos modos hubieran ganado espacios.

Sostiene que el auge de las cholitas está poniendo en peligro la verdadera identidad de la chola paceña y que incluso hay mujeres que se disfrazan de cholitas para aparecer en televisión. Dice que ya cumplió uno de sus sueños, que era tener un programa cultural con Bolivia nuestra. Y que su gran aspiración es conducir un espacio en una cadena internacional para mostrar la riqueza cultural de Bolivia.

¿Y qué tal la tratan en Santa Cruz? “De maravilla. Me encanta el Biocentro Güembé y cada vez que visito su departamento descubro nuevos atractivos. Además, amo su comida y su clima”, responde.

La más popular

La Justa debe ser la cholita más popular del país. Justa Canaviri lleva 15 años en los medios y sostiene que, en esta última etapa, las mujeres de pollera están asumiendo retos importantes.

Ella conduce el programa La Justa, en Bolivia TV. Afirma que su gran público son los hombres que ven en ella a una persona honesta y alegre. “Una de las cosas más importantes de cualquier ser humano es el carácter, para saber lidiar con toda clase de situaciones en el trabajo”, asegura.

Dice que Santa Cruz es “lo máximo”. Que la atienden de maravilla y que su lugar preferido para comer en nuestra ciudad es Goss. “Nunca me he sentido discriminada y tampoco lo voy a permitir. Es la actitud que debe tener uno”.

Ellas son las mujeres que se hacen valer con orgullo.

El Deber

viernes, 3 de abril de 2015

Cholita tigresa

Cholita tigresa...


miércoles, 11 de marzo de 2015

Cholitas robóticas

Dos niñas campesinas bolivianas han conseguido el primer lugar en las Olimpiadas Científicas en la especialidad de Robótica por su innovación al crear un brazo hidráulico de material reciclable.

Dos alumnas bolivianas de sexto grado, Esmeralda Quispe y Eirika Mamani, de 12 y 11 años respectivamente, han resultado ganadoras de las Olimpiadas Científicas en Robótica por la creación de un brazo hidráulico, informa Telesur.

Su proyecto, que nació tras la observación de una retroexcavadora, fue puesto en práctica en tres semanas, funciona con agua y consiste en 19 piezas de material reciclable, entre madera, clavos, latas, jeringas y tubos de suero. El aparato puede simular movimientos tales como izquierda, derecha, arriba, abajo, abrir y cerrar.

Las niñas son estudiantes de la Unidad Educativa Franz Tamayo de la población de Ancoraimes, provincia Omasuyos, a tres horas de la ciudad de La Paz.

RT