martes, 15 de abril de 2014

Entrevista a Gabriela Quispe de Hola País - PAT

Soy Gabriela Rossi Quispe Condori. Nací el 9 de febrero de 1989 en La Paz. Estoy terminando la carrera de comunicación en la Universidad del Valle. Soy Soltera, hincha de la selección y mido 1.65 m. Estoy como co-productora de la revista Hola País y periodista de las unidades móviles de la ciudad de El Alto (en PAT).


LG: ¿Cuál es tu mayor tesoro?
G: Mi mamá, es una mujer muy luchadora, gracias a ella soy todo lo que soy.
LG: Si volvieras a nacer, ¿qué cambiarías de tu vida?
G: Nada, a pesar de las debilidades, estoy cumpliendo satisfactoriamente todo lo que quiero, tanto en lo profesional como personal.
LG: Físicamente, ¿cambiarías algo?
G: Nada, tal vez ser un poquito más alta (sonríe).
LG: ¿Cuál es tu mayor fortaleza?
G: Mi familia, es mi mayor fortaleza que me ayuda a hacer todo, en especial mi mamá, ella es la que me empuja a todo
LG: ¿Cuál es tu mayor debilidad?
G: El amor, soy muy enamoradiza (sonríe), no soy de esas personas fuertes, un varón puede conquistarme rápido y trato de evitar eso y dedicarme al trabajo.
LG: ¿Qué es lo mejor que han dicho u opinado de ti?
G: Que soy una persona humilde, abierta, no soy creída, muchos dicen: “Ya está en la tele, se cree mucho, no va a saludar”, pero no soy así, destacan mucho que comparto con la gente y que me gusta reír.
LG: ¿Y qué lo peor?
G: Que en el trabajo soy muy dictadora (sonríe).
LG: ¿Tienes alguna manía antes de o para dormir?
G: Comer, me gusta comer, depende lo que me antoje, una lasaña, pizza, como de todo.
LG: Cómo te gusta dormir, ¿abrigada o liviana?
G: Liviana, con pijama y sin varias frazadas, muchos piensan que las mujeres de pollera dormimos con nuestras enaguas y no es así, tengo pijama (sonríe).
LG: ¿En qué piensas cuando despiertas?
G: En qué voy a hacer en la revista (Hola País), soy muy dedicada al trabajo.
LG: ¿Eres parte de las redes sociales?, ¿qué opinas de ellas?
G: Sí, son buenas por una parte, porque encuentras a personas, te enteras de cosas que no sabías y también son malas, porque ponen comentarios sin sentido y dañan a la gente.
LG: ¿Cómo te desenchufas de la rutina?
G: Yendo al cine, me gusta ver películas, sobre todo de comedia o de terror, que me encantan, también voy a pasear con mi mamá, mi familia y así olvidarme de las noticias, antes iba al cine cada fin de semana.
LG ¿Qué cosa nunca perdonarías?
G: La traición, para nada me agrada.
LG: ¿Cuál ha sido el día más triste de tu vida?
G: El día que falleció mi compañera Analí Huaycho.
LG: ¿Qué haces cuando reniegas?
G: Lloro por la impotencia y me dicen: “Lloras porque eres una maricona”, pero no, cuando reniego, reniego y ya no aguanto y quiero reaccionar como otras personas que van a los gritos o se desfogan con la gente, pero yo lloro.
LG: ¿Cuáles son los defectos que te molestan de los demás?
G: Que no sepan asumir su culpa cuando la tienen, que sean perezosos, no me agrada la gente floja y chismosa.
LG: ¿Te consideras más una aventurera o conservadora?
G: Conservadora, todo lo hago planificado, sino no lo hago.
LG: ¿Cuál es el mejor consejo que recibiste?
G: De Eddy Luis (Franco), que soy una persona muy trabajadora y que lo siga siendo, que siga siendo una excelente profesional, que siga dedicada a mi trabajo.
LG: ¿Cuál fue tu derrota más grande y qué aprendiste de ella?
G: Por lo general todo lo que me propuse lo he ido logrando, pero lo que no me gusta son los concursos de belleza. Yo participé en el concurso de Cholita Paceña un año y por el hecho de que no parezca una cholita del campo, no me tomaron en cuenta y todos mis amigos estaba ahí, apoyándome y (los del evento) no se fijaron en eso. Ellos querían una cholita indígena, que sea del campo, en eso se fijaban mucho y esa derrota me ha dolido harto, ¿no?, el que me digan saliste finalista pero no ganaste y todos decían: “Cómo es posible que no haya ganado”.
LG: ¿Qué poderes mágicos te gustaría tener?
G: Ver el futuro para saber las cosas que van a pasar, quisiera tener un espejo mágico para saber qué hará otro canal (sonríe).
LG: ¿Cómo te gustaría que te recuerden?
G: Con mucha alegría.
LG: Si tendrías que ser otra periodista ¿quién serías?
G: Casimira Lema, es una persona muy audaz e íntegra.
EN POCAS PALABRAS
PAT: Una familia.
Unidades móviles: Un reto que cumplir.
Gonzalo Rivera: Mi admiración para él.
Canal 57: Gran experiencia.
El Alto: Ciudad hermosa.
Lidia Chaves: Gran ejemplo.
Inés Quispe: Mujer luchadora

EL DIARIO

viernes, 11 de abril de 2014

Cholitas gorditas y bajitas

Para ser una modelo cholita no hace falta ser alta y delgada. Las mujeres andinas que se preparan para desfilar en pasarelas o aparecer en publicidades siguen sus propios cánones y buscan imponer su estilo en Bolivia y el mundo.

"Hay modelos gorditas y bajitas, lo que no es impedimento para modelar" resume Gabriela Gutiérrez, propietaria de 'Gaby Boutique', una de las empresas bolivianas que fabrica vestidos para la llamada 'moda chola'.

"Lo que se busca es mostrar la belleza de la vestimenta y saber lucirla", subraya.

Unas 50 muchachas se reúnen todos los sábados en el salón de un viejo hotel del centro de La Paz para aprender los secretos del modelaje.

Lucir un conjunto que consiste en una manta de macramé o una falda con seis o nueve pliegues a tono, hecha a mano, "es un lujo" considera Rosario Aguilar, quien abrió la escuela de modelos hace nueve años con apenas 15 jóvenes reclutadas en fiestas populares.

Visionaria, Aguilar vislumbraba el valor artesanal y el atractivo que podía generar este estilo, y creó su productora.

Desde entonces se puso como meta "mostrar a Bolivia y al mundo entero que estas mujeres pueden estar en una pasarela".

- Vestir y caminar con elegancia -

Patricia Rodríguez, una de las instructoras, les muestra cómo deben caminar con elegancia mientras sus faldas doradas de tafetán resplandecen en cada movimiento y su sombrero gris luce en cada gesto.

Rodríguez cuenta a la AFP que para reunir experiencia las jóvenes ya "realizaron presentaciones en varios eventos en La Paz y viajarán a Santa Cruz en junio" para modelar ropa de cholita.

"Estamos tratando de salir al interior y luego al exterior" del país, comentó.

Claudia Villegas es estudiante de ingeniería comercial y modela desde hace dos años.

"Antes no había cholitas en el modelaje, pero ahora imponemos moda, sacamos a relucir las últimas telas, colores y tendencias de los artesanos y también así revalorizamos a la mujer de pollera", dice Villegas, quien "últimamente" ha sido elegida "la cholita del carnaval".

Villegas comenta que este vestuario no es nada barato. "Una parada así, bien bonita, puede costar unos 5.000 bolivianos (700 dólares), además de que las joyas están en 8.000 bolivianos (1.200 dólares) y el sombrero Borsalino en unos 6.000 (800 dólares). Ahorita yo debo estar vistiendo alrededor de 30.000 bolivianos (unos 4.000 dólares)", calcula.

- Un conjunto de varias piezas y joyas -

La ropa de la chola, como se denomina a las mujeres mestizas aindiadas, es ostentosa.

"En la pasarela, la cholita tiene que lucir la manta (una suerte de chal bordado), la blusa o corsé y joyas" de oro o plata, describe Gabriela Gutiérrez, de 25 años.

"Antes la gente de la alta sociedad discriminaba a las personas que vestían de este modo, y creían que sólo servían para empleada doméstica, pero hoy en día no es así", sostiene.

"Ahora las hijas de las señoras que visten de chola no se avergüenzan de la vestimenta de las abuelas y de sus mamás", afirma.

La 'moda chola' logró romper tabúes e instalarse en la política, la economía y la publicidad.

Las cholas son "parte del ámbito publicitario y se las toma en cuenta también para participar en avisos, en vallas, en spots publicitarios", destaca Olga López, ejecutiva de la empresa publicitaria Trazos Creativos.

"La mayor experiencia que hemos tenido es con una entidad financiera, que está dirigida a la microempresa. Para ellos su principal cliente son las mujeres de pollera" (cholitas), relata López.

Aunque el cambio parece a simple vista un asunto de tendencia, refleja una mayor inserción de estas mujeres en la sociedad, especialmente a partir de una nueva Constitución boliviana de 2009.

La irrupción de la chola en los medios y la política surgió en los años 1980 cuando el extinto radialista boliviano Carlos Palenque formó un partido político cuya figura emblemática era Remedios Loza, una mestiza aindiada hija de artesanos.

La llegada al gobierno de Evo Morales, primer presidente indígena, marcó una revalorización de las naciones originarias históricamente marginadas como la aymara y la quechua que, junto a una mayor presencia en los sectores de poder, logran insertar también sus estilos de vestimenta.

Yahoo Noticias



sábado, 5 de abril de 2014

Cholitas con Altura 2014

Cholitas con Altura, con prendas de vestir de ultima moda de la mujer de pollera del siglo XXI.

Cholitas de El Alto y La Paz, muchas de ellas estudian la carrera de Comunicacion Social en la UPEA y UMSA.

Fotos: Hugo Alanoca(Waype)




sábado, 29 de marzo de 2014

Cholita recicladora de basura

Cholita recicladora de basura, excelente postura de una cholita modelando para una empresa de basura de El Alto.


Foto: Facebook



Cholitas platilleras

Cholitas platilleras al son de los bombos y bandas de comparsas folklóricas.


Fotos: Facebook