domingo, 24 de julio de 2016

Circulo Social de la Chola Paceña inicia actividades

La Paz, julio.- “Promociones Rosario” arrancó en Bolivia su actividad hace once años con la inauguración de la primera escuela de modelaje que a muchas damas de pollera las llevó a la pasarela. Su primer objetivo institucional fue conformar la “Directiva del Circulo Social de la Chola Paceña”, luego sería agrupar a mujeres emprendedoras de los distintos rubros comerciales que apoyan al progreso económico del país.

Rosario Aguilar Rodríguez, gerente de “Promociones Rosario”, anunció que desde este mes julio y conmemorando el aniversario paceño, se logró posesionar con la presencia de autoridades del Órgano Ejecutivo a la directiva del Circulo Social de la Chola Paceña, cuyo objetivo será de empoderar a la mujer de pollera no solo en el aspecto habitual cultural, sino intelectual, profesional, empresarial y comercial urbano de varios rubros.

“Esta directiva cumplirá los objetivos de unificarlas en un solo círculo social y visibilizar la participación profesional de la mujer de pollera en medios de comunicación, modelaje y aquellas que contribuyen con su emprendimiento al ámbito comercial importador, exportador y local en distintos rubros productivos”, dijo.

La directiva posesionada por la autoridad del Ministerio de Culturas, está conformada por comerciantes de telas, joyas, artesanías, gastronomía, panadería, confeccionistas de pollera y trabajadoras de la gastronomía, puntualizó Aguilar.

Asimismo resaltó que este Círculo es asesorado por aquellas representantes de polleras, que hace muchos años empezaron la tarea de representar a la chola paceña en el aspecto político, administrativo y social, como la exdiputada y comunicadora Remedios Loza en 1990.

“Queremos que Promociones Rosario visibilice a la mujer de pollera en todas aquellas actividades sociales, cívicas y políticas que se desarrollen en el ámbito nacional departamental y fuera de nuestras fronteras”, agregó la entrevistada.

El primer trabajo que se cumplió en estas fiestas julias, fue el reconocimiento a instituciones, personalidades, autoridades y organizaciones que han apoyado a mostrar la identidad y actividad de la mujer de pollera, puntualizó Aguilar que prevé la pronta aprobación de la personería jurídica del Círculo.

“Promociones Rosario” a la fecha viene trabajando en la formación y capacitación de mujeres, quienes podrán mostrar su actividad en los distintos eventos programados. A ello se sumará su intervención en los actos del 20 de octubre, cuando se conmemore la fundación de La Paz.

Visor Bolivia

//Redacción//

martes, 5 de julio de 2016

Cholitas chóferes al ataque

Para las “señoras del volante” no es nada cómodo ingresar a este mundo; a diario, tienen que enfrentarse a sus colegas que compiten rudamente por conseguir un pasajero poniendo en riesgo la vida de las señoras.

El oficio de choferes de transporte público era un mundo exclusivo de los varones, porque cada vez hay más mujeres que se animan a incorporarse a estas filas para generar ingresos económicos para sostener a la familia. Si la decisión de hacerlo resulta difícil, es aún más duro mantenerla, pues las señoras deben combatir con la competencia de sus colegas de pantalones, a la discriminación y deben mantener el oficio de amas de casa.

Para las “señoras del volante” no es nada cómodo ingresar a este mundo; a diario, tienen que enfrentarse a sus colegas que compiten rudamente por conseguir un pasajero poniendo en riesgo la vida de las señoras. Proceden al cierre del paso imprevistamente sin “contemplaciones”, porque están seguros de que las del “sexo débil” no protestarán.

“Los choferes de otros sindicatos nos discriminan, no nos dejan tranquilas, delante de nosotras se ponen, de repente nos cierran el paso. A veces, nos hacen amagues de choques. Juegan con nosotras”, se queja Luisa Porcel del sindicato Eduardo Abaroa de El Alto.

Porcel, conductora de un minibús de servicio público, cuenta que el peor momento de su vida como chofer lo pasó cuando unos conductores del sindicato contrario la rodearon y le quitaron su disco, acusándola de no cumplir con su ruta. Ese día tuvo que suspender el servicio y retirarse sin lograr ingresos económicos para su familia.

Rompen las prácticas machistas

Además de ingresar a este mundo considerado machista, las damas del volante, aparte de transportar pasajeros, tienen que ir por los niños al colegio o, cuando éstos son pequeños, mantenerlos en el motorizado junto a ella, es el caso de María Justina Tito de 40 años, que junto a ella se encuentra su hijo recién nacido.

María rompió las prácticas machistas, aprendió a manejar su micro a la fuerza porque su marido la abandonó y ella estuvo obligada a manejar su micro. Era el único ingreso económico que tenía para mantener a sus 4 hijos; el más pequeño (cuatro meses) la acompaña durmiendo a su lado todos los días.

A veces, los hijos de las conductoras las acompañan cumpliendo el rol de anunciadores, si son mayores de diez años.

En otras ocasiones son los pasajeros quienes las rechazan y deciden bajarse del motorizado porque dicen que conducen lentamente. Otras veces, sufren discriminación de su propio género, quienes las gritan diciendo que deberían estar en la casa cuidando a sus hijos.

La discriminación
Beatriz Cruz, hace cinco años que es conductora de un micro de trasporte público, tiene dos hijos. Cuenta que las mujeres son las más discriminadoras y los hombres, cuando la ven sentada al frente del volante, no usan su servicio, porque creen que manejará lento, por ser mujer.

Las “damas del volante” reconocen que su lado flaco es lo mecánico, cuando el vehículo “falla” por razones mecánicas o por algún percance en las llantas, recurren al mecánico o esperan ser auxiliadas por sus colegas.

Pero también dicen que hay ventajas, las conductoras se dedican al oficio porque es libre no hay “horarios ni patrones”; les permite dedicarse también a sus hijos y al oficio de la casa. Llegan una hora antes del mediodía a su hogar para preparar el almuerzo. Compensan las horas perdidas trabajando hasta las 23.00.

Así como hay días difíciles también hay días felices y de satisfacción cuando los niños les ponen como un ejemplo ante sus mamás y muestran admiración a favor de ellas.
Además, sus colegas de grupo confían en las “señoras del volante” porque -como si les faltasen tareas- les dan responsabilidades como dirigentes del sindicato.

Las mujeres supieron ganarse el respeto y la admiración de sus colegas. Los jefes de grupo las eligen, generalmente, como Secretarias de Hacienda, por ser más responsables y buenas administradoras.

“Son más responsables. Los varones no tenemos la responsabilidad de las damas, esas cosas son vistas en las instituciones con más respeto”, dijo el dirigente de la Federación de los Choferes de La Paz, Rubén Sánchez.

Urgente.bo

jueves, 21 de abril de 2016

Cholitas brillarán en Nueva York

La elegancia y colorido de la Cholita Paceña llegará a las pasarelas de la Semana de la Moda de Nueva York de la mano de una de una diseñadora especialista en tipo de prendas, se informó el lunes.

“Los organizadores del New York Fashion Week me han invitado a participar con la línea ‘warmi’ (mujer en aimara)”, dijo la diseñadora Eliana Paco, distinguida dentro de la moda para cholitas.

El evento se realizará en septiembre y Paco ya está preparando las prendas que llevará a Estados Unidos.

La diseñadora de 34 años es una orgullosa mujer aymara que desde hace 11 años diseña ropa para las cholitas en La Paz.

La cholita paceña es una mujer de pollera, como también se le conoce a la mujer aymara o cholita. Se caracteriza por mostrar su poder económico mediante su vestimenta, con grandes joyas y accesorios que van desde sombreros hasta anillos en todos los dedos de las manos y atractivos ganchos para cerrar sus mantas.

Paco viste a las cholas paceñas que bailan en las entradas folclóricas más importantes del país. Da empleo a más de 13 artesanos que bordan las mantas, hacen los zapatos, sombreros y la joyería.

Su moda llegará por primera vez será llevada a Estados Unidos, detacó la diseñadora, quien ya ha presentado sus colecciones en Europa y otros países de Suramérica.

Cholita cautivan Bolivia Fashion Week

Emocionada y con más responsabilidades que nunca. Así encontramos a Eliana Paco cuando la llamamos a Cochabamba. La confeccionadora tiene 34 y diseña prendas de cholitas paceñas. Y hoy por la noche tendrá su entrada triunfal en el Bolivia Fashion Week.

"Son 13 modelos de todas partes del mundo que mostraran mis diseños", comentó esta mujer que lleva 11 años vistiendo a las cholitas. La colección se llama Warmi (que significa mujer en aimara) y son diseños más estilizados que los tradicionales, pero que no pierden la esencia de la mujer de pollera.

Este estilo capto rápidamente la atención de la prensa que vino a cubrir los desfiles y también de diseñadores internacionales, como Agatha Ruiz de la Prada (española) que se declaró fascinada a tal punto que quiere llevarla a Europa para mostrar sus colecciones. Por su parte, el diseñador ibérico, Fernando Aliaga, 'muere' por fusionar sus prendas con los diseños de Eliana.

"Los extranjeros valoran más nuestro trabajo que los bolivianos", arremetió Paco y agregó que para poder hacerse notar en este medio ha sido un trabajo de muchos años y la colaboración de medios y personas que han confiado en ella y sus creaciones.

SU IDILIO CON EL DISEÑO

Eliana Paco creció viendo confeccionar y diseñar prendas para cholitas a su madre Cecilia Paredes (75), que ahora es como su mano derecha porque sigue con el trabajo. Y fue hace más de una década que Eliana se animó a tomar la posta de su madre y se armó un taller donde también tiene un salón de exposición para sus prendas.

El mostrar a través de sus colecciones la cultura andina le ha traído gratificaciones y sin sabores. Lo primero fue porque ha dado a conocer y fortalecer su cultura. Mientras que lo segundo, se generó porque sus coterráneos criticaron el que hubiera cedido este atuendo a personas que no son parte de la cultura andina.

Precisamente por eso sus prendas son más coloridas y llamativas para que las jovencitas se animen a lucir una pollera o una mantilla. Además siempre dice que mientras no se tergiverse la esencia de la cholita todo está bien. "No nos daban mucha importancia y hemos tenido que ser muy persistentes y mostrar nuestro trabajo en pasarelas que montábamos nosotros mismos", confesó.


martes, 8 de marzo de 2016

Cholitas revolucionarias de El Alto

La historia de El Alto, como tantas historias del mundo, no siempre refleja el aporte de todos y todas sus protagonistas. Por esa misma razón, hay historias ocultas que necesitan ser contadas.

El Alto como ciudad, como territorio autoconstruido, es resultado de las luchas sociales, pero esas luchas sociales indudablemente tienen rostro de mujer; no hay duda.

Cuando uno camina por El Alto, se evoca a los años 80, a esas miles de mujeres aymaras, que trabajaron junto a sus hijos, agarrados de un combo y una montonera de piedras, largos kilómetros de calles y avenidas. Por eso mismo, cuando la alteña se sienta a vender en las calles, encuentra su sentido de pertenencia, pues ellas fueron sus constructoras.

Ellas son, las que están en la reuniones de los barrios, de los colegios, de las ferias y de toda iniciativa que necesita del aporte colectivo. Ellas son, las que ponen el pecho, al momento de movilizarse y al momento de arrancar una conquista social al Estado. Ellas son, los alaridos de libertad de Octubre de 2003, las voces que se radicalizaron como nunca.

En las mujeres alteñas, hay un sentimiento profundo de transformación y revolución. Para ellas no hay límites, no hay día de tregua. No es posible sólo concentrarse en el ámbito privado: en los hijos y en el trabajo de la casa. Lo público se ha transformado en una necesidad. Es ahí donde se lucha, por las reales reivindicaciones históricas.

En el grito de lucha: “El Alto de pie, nunca de rodillas” esta impregnada el sentir de las mujeres. Eso al menos nos contó el periodista Julio Mamani, el día en que se recreo la consigna, en esa recordada marcha de las y los alteños en ruta a La Paz, en los años 80.

El trabajo grueso de El Alto, el trabajo por cuenta propia, esta en manos de las mujeres. Son ellas, las que están luchando, empujando, de manera sostenida y silenciosa, el crecimiento de nuestra ciudad.

El Alto de hoy se transforma, es imposible comprender la construcción de El Alto, sin la lucha de las warmis valientes.