miércoles, 18 de abril de 2018

Cholita se luce en Playmobil

La 'cholita', la emblemática mujer aymara de Bolivia con sus típicos sombreros y polleras o faldas, se sumó a la colección de figuras de los populares Playmobil, gracias al club de aficionados a esos muñecos en La Paz.

"He tenido que adaptar las partes de tres muñecos para poder crear a la 'cholita'", explicó a la agencia EFE el presidente del club de coleccionistas de Playmobil de La Paz, Enrique Montoya.

La figura creada por Montoya lleva una pollera verde, una blusa roja, un bombín de color café y el peinado característico de las mujeres aymara bolivianas, que llevan sus largas cabelleras recogidas en dos trenzas que unen con adornos en la espalda.

La 'cholita' es considera como un ícono de La Paz y fue declarada en 2013 patrimonio cultural intangible de la ciudad.

"Quería crear una figura que nos represente a los paceños y a los bolivianos y me inspiré en mi bisabuela", señaló.

Montoya sostuvo que esta figura es "la primera y la única" de su tipo y espera poder crear un par más para que puedan ser expuestas, ya que su iniciativa llamó la atención de coleccionistas de Europa.

La idea de crear una figura "tan representativa de La Paz y de Bolivia" en un muñeco de Playmobil fue una iniciativa que tuvo en 2015, aunque tardó en terminar la pieza hasta 2016.

La 'cholita' de Playmobil es parte de la tercera muestra de estas figuras en La Paz, en la que se exhiben unos mil muñecos y otras 5.000 piezas que pertenecen a quince coleccionistas paceños.

Una de las representantes del club de Playmobil de La Paz, Isabel Mullisaca, comentó a EFE que para esta exposición se ha preparado una decena de escenificaciones, incluidas las de vikingos, un ejército real, soldados británicos, un safari y un acuario, entre otras.

Para Mullisaca, la escenificación "más representativa" es la del derbi boliviano entre los paceños Bolívar y The Strongest, los clubes más ganadores del fútbol boliviano.

Ataviados con los colores tradicionales de cada equipo, unos de celeste y los otros de amarillo y negro, los muñecos aparecen en la cancha listos para iniciar el partido.

Precisamente cerca del clásico futbolero está la escenificación de un parque de diversiones, donde fue colocada la 'cholita' paceña.

Con estas exposiciones, los coleccionistas de Playmobil buscan que las nuevas generaciones puedan valorar estos muñecos, manifestó Mullisaca.

"Puede ser que sea algo pequeño, pero tiene un valor sentimental o económico", agregó.

La muestra se exhibe en el Museo Tambo Quirquincho en La Paz y permanecerá abierta hasta el próximo 30 de abril.

EFE/Clarín

jueves, 22 de marzo de 2018

Cholitas chóferes al ataque

La mañana del martes de Carnaval, la ciudad de Vitoria, situada al norte de España, amaneció llena de nubes. La nevada de la noche anterior había cubierto la carretera por la que Edelfrida Grajeda, una mujer de pollera oriunda de Cochabamba, debía transitar al mando de su tráiler.

Ese día, después de muchos años, había vuelto a usar su ropa tradicional, tan característica de su tierra. Pero ni el frío ni las demoras le quitaron el entusiasmo y tomó la carretera para recorrer alguno de los 28 países que conforman la Unión Europea.

Edelfrida nació en la provincia cochabambina de Capinota, en 1970. Al cumplir 29 años partió a España en busca de un mejor futuro para ella y su familia.

Primero se marchó su esposo. “No había trabajo (en Bolivia). Ya trabajaba con transporte pesado, pero la situación no era buena”, comentó a Página Siete Félix Vásquez, esposo de Edelfrida, quien la motivó a incursionar en el oficio de transportista.

“Yo llegué a España tres meses después que mi esposo, a principios de 2000”, explicó desde España la conductora de tráiler.

Edelfrida dejó a sus tres hijos al cuidado de su madre, en Capinota, por un año. Como muchos migrantes, descubrió que la vida estando lejos no era sencilla.

Al cabo de un año, la pareja se llevó a sus hijos y fue entonces que Félix pasó los cursos y rindió el examen de conducción para dejar el campo y convertirse en chofer de camionetas y, tiempo después, volver a manejar un camión de transporte pesado.

Para su esposa seguir ese camino resultó más complicado, ya que jamás se había imaginado conducir siquiera un auto.

“Al principio tenía miedo de no aprobar (los cursos de conducción), porque había dejado la escuela en sexto de primaria”, explicó Edelfrida, quien ahora conduce un tráiler amarillo, de cuatro metros de altura, bautizado con el nombre de “Diego”.

“Primero le animé a sacar el permiso de turismo (una categoría que permite conducir autos pequeños). Así empezó a conducir camiones en el campo”, apuntó don Félix Vásquez.

El chofer no olvida la responsabilidad con la que su esposa manejaba, fue por eso que la animó a tomar los cursos de conducción para camiones.

Unos meses después, Edelfrida aprobó el examen que exigen las compañías de transporte internacional para llevar mercancías por la Unión Europea. Fue así como, desde 2011, marido y mujer comenzaron a compartir las carreteras de Europa.

En cada viaje, ambos se acomodan en el tráiler para llevar a destino los automóviles que les encarga la Compañía de Transportes Cariño. Su travesía comienza en Priego de Córdoba, un municipio de la comunidad autónoma de Andalucía, con rumbo a diversos y distantes países del Viejo Mundo.

“En Bolivia era diferente, podías conducir todo el día y la noche hasta llegar a tu destino. Aquí sólo debes conducir ocho horas al día y, después, descansar. Es diferente, no se puede conducir más de lo permitido y se debe buscar los caminos más directos”, explicó la conductora, quien precisó que comparte el volante con Félix, encargado de relevarla cada cuatro horas.

Ella es la mayor de cuatro hermanos, la única mujer de su familia, después de su mamá. En España, uno de sus hermanos también se dedica al transporte internacional de mercadería.

Hace unos días, Edelfrida compartió en Facebook unas fotografías en las que se la ve en el interior del poderoso “Diego”, su incondicional camión.

Para la ocasión lució una coqueta pollera anaranjada con las enaguas en juego; una blusa de encajes con formas de flores y un par de zapatos que pidió desde Bolivia. Edelfrida sorprendió a los internautas que compartieron sus fotos en las redes sociales y la llenaron de elogios.

Página Siete

martes, 13 de marzo de 2018

Cholita pinta la batalla que bolivianos ganaron a chilenos

Con fotografías de la época, del lugar donde se dio la batalla de Canchas Blancas (por la arcilla que lleva ese color), y la ayuda de cadetes que recrearon movimientos de los personajes de la época, con la ropa típica de entonces, será el primer lienzo que inmortaliza una escena de esta batalla que los bolivianos le ganaron a los chilenos.

Quien pinta este singular cuadro no es menos singular, ya que se trata de la licenciada Sofía Chipana Quispe, una mujer de pollera nacida en Jesús de Machaca, La Paz, quien hoy cumple funciones como docente de la Academia Nacional de Bellas Artes (ANBA).

Después de trabajar ad honorem, Sofía decidió postularse al cargo de docente, el cual ejerce desde mayo de este año. La carrera artística de la licenciada en artes plásticas, se desarrolló, sin embargo, con el grupo Apacheta, dedicado a la creación de murales en distintos puntos de la ciudad.

Según la directora de la ANBA, María René Centellas, las Fuerzas Armadas solicitaron, a través del coronel Claudio Pacheco, tres pinturas sobre dicha batalla, aunque en medidas reducidas, con el fin de conmemorar este momento histórico. Tras analizar la propuesta de la Academia, se definió que se elaborara un lienzo de dos metros de alto por tres de ancho, en el que se plasmara el momento en el que los bolivianos defendieron el territorio nacional, y lograron cerrar el paso de los invasores, quienes no tuvieron más remedio que retroceder.

“El personaje principal es el coronel Lino Morales, porque estaba a la cabeza de la batalla, luego se ve a los soldados del escuadrón Méndez, más los campesinos potosinos y tarijeños que lucharon en ella, personajes en poncho, que estaban frente a una infantería y a un cañón, que eran de los soldados chilenos”, señaló Centellas al portal Inmediaciones.

La obra, que se realiza desde hace dos semanas, con ayuda de dos estudiantes de la Academia, es elaborada en óleo sobre lienzo.

Historia

El combate que es conocido como la batalla de “Canchas Blancas” según a algunas referencias bibliográficas duró unos 45 minutos, los disparos iban alejándose a medida que avanzaban las fuerzas bolivianas en persecución del enemigo derrotado. Al promediar la media noche, las tropas chilenas quedaron totalmente aniquiladas. El Escuadrón Méndez se hizo dueño de la caballería chilena, la persecución del enemigo desbandado duró cerca de seis horas.

Canchas Blancas está situada sobre el camino que conduce de San Cristóbal (Potosí Bolivia) a Ascotan. Chile más o menos a 34 Km de San Cristóbal.

Esta Batalla olvidada por la gran mayoría de los historiadores de Bolivia, fue ocultada por el Comandante de la Quinta División Narciso Campero.

Con esta acción heroica se salvó a Potosí y a sus ricas minas del avasallamiento de los chilenos.

Es justo recordar y rendir homenaje a los héroes de Canchas Blanca que vencieron en heroica batalla al invasor chileno.

Opinión


domingo, 11 de marzo de 2018

Cholitas quieren conquistar la agroecología paceña

Los municipios paceños de Ayo Ayo, Patacamaya y Umala, de la provincia Aroma, se unen en la nueva ruta turística “Sendas del Grano Ancestral” que busca promocionar la quinua, los parajes donde se cultiva y las atracciones que estos sitios brindan. El circuito invita a bolivianos y extranjeros a descubrir una piedra “espacial”, milenarios chullpares, la cultura viva de los pueblos y los secretos de producción del cereal andino.

La Empresa Estatal Boliviana de Turismo (BOLTUR) en colaboración del Centro Internacional de la Quinua (CIQ) y en alianza con las comunidades lanzan el circuito turístico. El recorrido de un día arrancará en Semana Santa a un precio promedio de 250 bolivianos.

La primera parada del circuito es en la comunidad Santa Rosa de Lima, o Pomani para los pobladores. El clima helado que recibe a los visitantes en el pueblo del municipio de Ayo Ayo se compensa con la calidez de los pobladores y el desayuno a base de quinua que brindan.

Pomani se enorgullece de su cultura, de su piedra “espacial”, de sus tejidos con lana de oveja y de su milenario grano andino. “Esperamos que este recorrido turístico nos ayude a que toda la población sepa que somos una potencia en la producción de quinua”, dice la jiliri mamatalya, Plácida Quispe, líder de las mujeres de la comunidad.

Una de las atracciones del pueblo es una extraña formación rocosa conocida como “meteorito AviaOunis”. El circuito turístico incluye una visita a este sitio, donde -además de una explicación sobre las hipótesis sobre su origen- los visitantes podrán practicar rápel (escalada o descenso vertical).

A unos 30 minutos de viaje en auto está la segunda parada del circuito; Capacamaya, que se caracteriza por sus extensas parcelas de quinua.

Página Siete


viernes, 9 de marzo de 2018

Convocan capacitación para producción de calzados de cholitas

Como parte de los festejos por el aniversario de El Alto, el municipio en coordinación con el Centro de Promoción de la Mujer Gregoria Apaza (Cpmga) y el Consejo Central de Federaciones y Asociaciones de Artesanos de El Alto (Cocedal) realizarán cursos de capacitación en elaboración de calzado para cholitas.

Los cursos se iniciarán el próximo lunes 12 de marzo, en instalaciones de Cpmga, donde podrán participar 35 artesanos que pertenecen a la Federación de Calzados de El Alto.

"Es un curso muy interesante para aquellos que puedan perfeccionar su producción. Se van a capacitar desde el inicio, como el corte modelo hasta el acabado", aseveró el secretario interino de Desarrollo Económico, Raúl Garay.

Informó que la institución Gregoria Apaza facilitará aulas y el material para la realización de los talleres.

"Los cursos son gratuitos y el municipio está financiando los mismos", añadió.

Garay informó que una vez concluidos los cursos, se optará por dos vías para hacer la promoción de los productos acabados.

Primero, se realizará la coordinación con productores de La Paz y del interior del país para promocionar los productos. Segundo, la realización de ferias en abril y mayo, ante la proximidad del Día de la Madre.

DEMANDA

Añadió que existe una gran demanda de los productos por las entradas folclóricas y la cultura que tiene la ciudad de El Alto en las diferentes zonas.

Tomando en cuenta que gran parte de la población migrante en la urbe alteña mantienen sus tradiciones, incluido en la vestimenta, la demanda por zapatos de cholita, se mantiene con gran preferencia.

Este proyecto también tiene la finalidad de poder brindar mejores posibilidades a los artesanos que confeccionan este tipo de producción, que es utilizada por las mujeres de pollera a nivel nacional, así como regiones ubicadas en las poblaciones fronterizas, donde podrían ser ofertados.