martes, 22 de marzo de 2011

La chacarera de Bolivia


La tradición oral cuenta que la chacarera, tanto en canto como en baile tiene sus raíces en la Argentina. Bolivia, al ser país vecino, también asimiló y creó su estilo.
En la actualidad, la danza ha borrado fronteras, y es una de las preferidas.

Llegó para mostrar su encanto, parecía ser una corta visita, vino acompañada al ritmo de guitarras, bombo leguero, violín y de coplas. Al principio, la gente apreciaba suaves movimientos en los zarandeos y la fuerza en el zapateo que marcaban su compás. Con música alegre y también la colorida indumentaria, ella logró contagiar toda la fuerza que traía, luego fue invitada a quedarse y seguir impresionando en las alturas.

Es la chacarera, una danza folklórica proveniente del norte argentino y del sur boliviano. Hoy fraternidades, grupos de baile, peñas, grupos musicales se impregnaron del ritmo, de sus giros y contragiros para difundirla.

Fernando Cajías, actual viceministro de Cultura y organizador de la entrada folklórica universitaria, cuenta cómo esta danza fue ingresando al territorio andino. "La chacarera es en este momento una danza más popular. Está en proceso de expansión, ha venido tanto del norte argentino y del sur del país. En la entrada universitaria, sólo teníamos a la tonada tarijeña, luego fueron los estudiantes chaqueños los que comenzaron a enseñar la danza, esto hace tres años". Añade que en esa versión de la entrada participó sólo una fraternidad y obtuvo uno de los premios.

"Hoy contamos con más fraternidades, se convirtió en una fiesta, los bailarines invierten fuertes sumas de dinero al contratar trailers y amplificación para poner música con grupos folklóricos que tocan la música. Los estudiantes paceños también se sumaron y forman parte de este grupo".

Carlos Carvajal, folklorista argentino y creador de chacareras, se sorprende cuando Tendencias le informó sobre la incursión de la danza en la parte occidental del país "¿En Bolivia se baila Chacarera?, entonces tengo que ir para allá...". Afirma que la danza tiene un sentido hermoso, cuando se la canta y baila "es que este ritmo es contagioso, vi a gente que se enloquece y es porque está cargada de sentimientos, tiene pena, alegría. Para mí como santiagueño, es un halago enterarme que en Bolivia guste tanto la chacarera".

Freddy Valdez, administrador del centro cultural Taypi, cuenta que decidió poner en cartelera a cuerpos de baile de chacarera hace dos años. "El público recibió con entusiasmo esta propuesta, hemos decidido apoyarla porque contagia su ritmo y energía". Señala que la gente joven es la que más practica, y que ese entusiasmo ha servido para organizar talleres que tuvieron una respuesta masiva. A esto se suma el gusto de la gente que asiste al centro a ver de un espectáculo diferente. "Esta danza es muy dinámica, tanto en movimientos como en la música. Además, está junto a otras de la misma región como el gato, el escondido, el triunfo, lo que deriva en un excelente show. El público participa, no duda en probar la magia de esta danza, se anima, aunque no domine los pasos, baila una chacarera".

Weimar Baldivieso, integrante del grupo Sin Fronteras, apoya a la difusión de la danza "en el grupo tratamos de apoyar a la música y esta danza, aunque puedo decir que hay un descuido y falta de información de los instructores que enseñan. En la última entrada folklórica se notó la confusión en la vestimenta y la música utilizada".

Wilma Reque Terán, directora del cuerpo de baile El Talero de Fray Quebracho, coincide con la anterior posición "La danza es practicada en toda la región del Chaco, y en los últimos tres años es popular en La Paz. Antes de poner en práctica la danza es necesario identificar las fronteras. En Argentina, las cosas cambian, tienen otra indumentaria y otro estilo, tanto musical como escénico".

Liz Iriarte, bailarina, cuenta cómo la danza se apoderó de sus sentimientos "La vi en un espectáculo, y me impresionó. Pronto busqué una escuela donde aprender. Me llamó la atención por la delicadeza de sus movimientos, son sensuales, no es cuestión de aprender los pasos y coreografía, al bailar tengo la necesidad de transmitir los sentimientos que me provoca".

Traje argentino
Elegancia • Las mujeres pueden llevar vestido o traje de dos piezas con falda hasta la canilla, adornado con amplios volados. Usan zapatos de cuero o tacón mediano. Bata abotonada adelante con volado puesto como sobrefalda y otros en el borde de las mangas y alrededor del cuello. Peinado en una trenza.

Traje Arg. estilizado
Libre • No existen reglas para la ropa. Las mujeres eligen los colores, el largo y forma del vestido o traje de dos piezas y zapatos. El varón luce elegante con colores oscuros acompañado de un pañuelo y botas y sombrero. La vestimenta sirve para acompañar a la música folklórica que presenta una actualización en los sonidos de la chacarera.

El traje estilizado
Evolución • Se conservan los colores vivos combinados con los oscuros. Las flores pasan a ser sólo un detalle entre otros como la tela sin brillo, el diseño deja de lado las mangas para la comodidad de la bailarina, utilizan tacos. El varón combina en colores, utiliza también la rastra, cinturón el talero y/o lazo y botas. El sombrero chaqueño es lo principal.

El traje criollo
Detalles • Presenta flores en la tela. Son de colores cálidos, además de pañuelo en el cuello, volados, mandil y alpargatas, en ningún caso existen cintas de colores en el pelo, el peinado es una trenza. El varón usa poncho (temporada de surazos), guardacalzón, rastra, camisa, pañuelo y sombrero. Lo lucen poblaciones del Gran Chaco en Tarija.


Fuente: La Razon 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada