sábado, 22 de octubre de 2011

Historias de Cholitas Bolivianas: Una gran artista Dagmar Dumchen

Bella Cholita Boliviana.
Dagmar Dümchen, alemana de nacionalidad boliviana lleva 23 años haciendo música y aportando a nuestro país de manera notable. Un ejemplo de mujer cuyo anhelo es ser reconocida a través de su música, como boliviana.

Ha ganado muchos premios y reconocimientos con composiciones de música boliviana:

¿Cuál es tu principal motivación?

Desde que llegue a este continente a mis 6 años sentí que la música latinoamericana era mi música. Escuche por primera vez a los Incas, y si bien es música peruana, también es andina y me toco muy profundamente esa música.

De Bolivia conozco todos los departamentos, pero soy paceñisima pues siempre viví en La Paz. En Alemania tuve varios contactos con latinoamericanos y resulta que cuando uno esta afuera de su país la nostalgia es tan fuerte que une a todos los latinoamericanos volviéndolos una familia, fue ahí donde aprendí del contexto latinoamericano.

¿En tu repertorio abunda la música latinoamericana?

Hay mucho de la música latinoamericana.

Cuando me fui de Bolivia a mis 15 años empecé como autodidacta a escuchar los discos vinilos de mis padres y ahí conocí los materiales de los subversivos Víctor Jara, Violeta Parra, Inti Illimani, gente de revolución. En el 86, cuando volví, me concentre más en el folklore, buscando mi propia identidad.

¿Un folklorista nace o se hace?

Tengo una teoría, yo he debido re-nacer, en una vida anterior he debido ser del continente, al menos del continente si no fue de Bolivia. Fue como un acto de “reconocer” para mi.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de hacer música en Bolivia?

La ventaja es poder realizarse como folklorista, la desventaja es 100% que no puedes vivir sólo de la música, tienes que tener mucho amor al arte para practicar esto, si tienes otra profesión y puedes juntar las dos cosas, es lo optimo. Soy fi sioterapeuta, en el día trabajo con pacientes y en la noche tengo mi auto terapia con la música.

¿Cuáles son tus proyectos más ambiciosos?

Estoy en mi 2do proyecto de grabación de un disco que lo he llamado “Memorias y Amigos de Peña” por que las época de peña que yo he vivido del 86 hasta el 96 ya no existen.

La única peña que queda en esa estructura es la Markatambo, las demás peñas se han vuelto bailantas donde se farrea y se baila y donde la música es bulla. Para mi una peña es donde la gente se sienta a escucharme, se alegra, comparte conmigo y escucha mis letras.

Se ha vuelto demasiado comercial, consumismo total. Con letras fáciles de acordarse y repetir. Las letras de esa época son más profundas. Inclusive los mismos dueños de esos lugares tienen más interés en la venta de trago a que se venda música.

Compártenos un sueño o un anhelo que quisiera alcanzarlo a través de la música Creo haber logrado lo que quería, mi más grande anhelo siempre ha sido que la gente me reconozca como boliviana haciendo música. La gente decía, la Alemana que hace música boliviana, pero ahora ya dicen que es más boliviana que nosotros, ese siempre ha sido mi anhelo, demostrar que soy boliviana. Que el forro es importado pero lo demás es de acá.

Una alemana no tocaría como yo toco, entonces tiene que haber mucho más detrás de eso para poder interpretar. Por eso dicen que soy más boliviana que la tunta.

¿Cuánto ama Bolivia?

Yo amo tanto a Bolivia que considero mi misión enseñar a los bolivianos a amar más a su tierra, así tanto amo yo.

Creo que la mayoría de los bolivianos no aprecian a su país y yo estoy aquí para enseñarles.

¿Cuánto amas la morenada?

El sentimiento que tengo con la música, con la morenada especialmente es algo que no se puede describir. Te vistes, vas y cuando suena el platillo de la banda ahí el corazón da un vuelco y… no se puede parar.

Para mi es fascinante vestirme de chola, yo andaría vestida de chola todos los días pero no puedo caminar por la calle sin que me hablen, me digan algo o me miren, es imposible por mi tamaño. Las mismas cholitas dicen: “mira tan grande, Jacha Chola”.
Me encanta la vestimenta de chola y me identifi co con ella. Ya les he dicho a mis hijas que cuando me muera tienen que decir que su mamá ha sido chola.

Cuéntenos alguna anécdota que haya vivido en las entradas folklóricas que ha participado Es muy interesante la entrada del Gran Poder, hay 3 etapas de público por la que atraviesas. Los de arriba son los que te miran sin expresar nada, los del medio te están invitando cervecita aplaudiendo y los de abajo son los de mayor entusiasmo.

El público no es el mismo. La Paz inspira ¿Qué se necesita para cantarle a La Paz?

Vivirla, primero hay que vivirla y creo que si la he vivido de día y de noche, ha sido en las andanzas en las peñas. Existía un movimiento cultural impresionante con los músicos con quienes nos encontrábamos en las peñas y compartíamos bastante.

Aún el folklore en algunos estratos esta mal visto y mal catalogado.
¿Qué le dice a esa gente?

Estamos a un paso de que se pierda todo eso, antes era mal visto ser chola, hablar aymara, bailar estas danzas. Ahora las danzas han llegado al centro de la ciudad las cholas se visten con orgullo, se enseña aymara en los colegios, estamos progresando. Y la gente que solo quiere bailar caporal por que esa es la danza de los fi nos que se saquen la careta. Yo creo que si somos bolivianos tenemos que serlo completamente.

Mis padres me han enseñado que todos somos personas, no hay diferencias y estamos llegando poco a poco a que se pierdan esas diferencias, es un proceso.

Juega un rol importante en ti la fi gura de la chola. ¿Cuándo te diste cuenta cuán importante es para ti la fi gura de la chola? Nuestra cocinera, Catalina, ha sido una señora dignísima que ha criado sola a sus hijos naturales, no se supo quien era el padre, pero ella ha trabajado toda su vida, muy honrada y ejemplo de mujer, nada que dejar de desear como persona, yo la quise mucho y fue como mi segunda mamá.

Ella ha sido un personaje que me ha formado. Yo le he dicho a ella por primera vez que me quería poner una pollera, me regaló una manta. Si me viera hoy día yo se que estaría orgullosa. No daba lugar a una crítica, no era una persona como dicen: cochina, sucia, ladrona. No se puede generalizar, obviamente te vas a encontrar con eso en todas las capas sociales, no necesitas ser una chola para ser así. Generalmente son hasta más ejemplo las cholas.

¿Cuál sería el legado suyo en honor a las cholas?

La música y la danza son la mejor diplomacia que existe, la mejor forma de hacer política en realidad por que lo haces de una manera muy sutil y creo que mi actitud es todo. Hay señoras en la calle que me dicen: “usted se viste de chola, que lindo, gracias por vestirse de chola”, eso para mi ya es todo lo que quería. Que lo vean así, que lo reconozcan, eso es lindo.

¿Qué debemos hacer para mantener siempre vigente nuestra cultura, nuestro folklore?

Estamos en momentos críticos hasta nos están empezando a robar, hay que pelear por nuestro patrimonio y llevarlo con mucho orgullo. Dagmar tuvo la amabilidad de comentarnos que se están conversando algunos proyectos con el maestro Mamani Mamani, pero con el ánimo de no entorpecer los mismos, prefi rió dejar a que se difundan a través del maestro, con una frase muy coloquial “vamos a ver que se pinta”.

FM Bolivia/Abril 20, 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada