jueves, 22 de diciembre de 2011

Cholitas Paceñas: Entre las polleras y las mancanchas

“¿Las cholitas desaparecerán en 50 años?”, es la interrogante que se plantea la cineasta Karen Postigo en un cortometraje que se proyecta en el Auditorio de Entel.

La Matilde es un documental de ficción que cuenta la historia de una adolescente. La joven, tras graduarse del colegio, se ve obligada a retomar sus tradiciones familiares. Continuar la herencia cultural o negarla es el dilema que explora el trabajo audiovisual de Karen Postigo, directora del cortometraje que se proyecta hoy, a las 19.30, en el Auditorio de Entel.

De acuerdo con la documentalista, el “corto” relata una conmovedora historia con entrevistas. “Los valores, el coraje y todo lo que significa ser mujer de pollera es lo que mostramos al explorar la esencia de la mujer paceña”.

SER O NO SER. Matilde explora su origen en el transcurso de una búsqueda espiritual, en la cual se enfrenta a viejos demonios: los prejuicios sociales y raciales. Mientras decide volver o no a la pollera de sus ancestros, encuentra un conflicto en su identidad. Si bien la joven tiene una conexión afectiva con su abuela, la niega frente a sus amigas. Al crecer en la ciudad, se aleja de su esencia. No obstante, la abuela intentará dejarle un legado importante antes de morir. El desafío de retornar a su raíz cultural la integrará más a ella y le permitirá comprender la importancia de vestir una pollera.

¿CHOLITAS EN EXTINCIÓN? Una conversación llevó a la cineasta a indagar sobre el valor de la mujer de pollera en la sociedad. “Una extranjera sentenció que las cholitas iban a desaparecer de aquí a unos años en Bolivia, como pasó en todos los países latinoamericanos, con relación a su vestimenta originaria. Frente a esta sentencia, creé la mía: no considero que las cholitas puedan desaparecer; su ropa no es sólo una forma de vestir, sino una forma de ser, un orgullo y una tradición”, explica Postigo. Una investigación de seis meses le permitió hacer interesantes hallazgos, a través de entrevistas realizadas a cholitas trabajadoras entre los 20 y 27 años. La cineasta afirma que existe una mayor afluencia de la pollera en la ciudad que en el campo, donde las mujeres optan más bien por dejarla y asumir el vestido como atavío.

CHOLITA GUERRERA. Ser cholita va más allá de la vestimenta. Una mujer de pollera es una especie de amazona mítica, una guerrera de naturaleza, que afirma su valor espiritual en la pollera, sostiene la cineasta. “Muchas de ellas tienen ideales de hacer una vida sin necesidad de una pareja y les da fuerza llevar este traje”, destaca Postigo. Añade que bastantes mujeres ven en esta herencia un amuleto y una creencia con los cuales enfrentar el día a día para alcanzar sus metas.

20 minutos dura el documental, con el cual Karen Postigo busca una respuesta al enigma de la chola en el mestizaje.

6 mujeres de pollera fueron entrevistadas para el documental La Matilde.

Las frases

“¿En qué medida la sociedad contribuye en el proceso del abandono de la pollera? Es algo que nos interesó indagar”.

Karen Postigo

“Se operan muchos procesos de cambio. ¿Será que viene la desaparición de la pollera o, al contrario, su retorno?”.

Karen Postigo

Un cine que rescata los valores culturales. Desde 2002 funciona Resistencia, una productora independiente, al cargo de seis realizadores audiovisuales, que, a través de documentales educativos sobre la Guerra del Chaco, el Día de los Muertos y otros de contenido social, pretende concienciar a la sociedad sobre su historia y sus costumbres. En esta ocasión, La Matilde tiene el objetivo de mostrar de cerca el mundo de la pollera y su significado. “El propósito del trabajo es mostrar el conflicto de dejar la pollera que afrontan muchas mujeres y el hecho de que las nuevas generaciones ya no la utilicen”, explica Karen Postigo.

La pollera del origen. “Una mujer de pollera siempre existió y está en nuestra sangre, es nuestra génesis cultural boliviana. El propósito que tenemos es tomar y retomar conciencia de ello”, resalta la creadora audiovisual de La Matilde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada