lunes, 23 de abril de 2012

Cholitas Paceñas, muñecas y artesanías

Actualmente, los muñecos más solicitados en el taller de Hugo Ramos son los de la chola paceña, el moreno, el achachi y la china morena.

“La Barbie es conocida por sus trajes de gala o de fantasía, pero nosotros le hemos dado la apariencia de una chola paceña, una identidad más nuestra”, comenta el creador.

El trabajo de Ramos se inició hace ocho años atrás cuando empezó a bailar de moreno en la Entrada del Gran Poder y reflexionó sobre guardar un recuerdo de la danza que vaya más allá de una foto o un video.

En su taller, denominado “Creaciones Hugo”, este artesano diseñador en miniatura ha perfeccionado todas las piezas y adornos de los trajes que elabora a mano.

Es así que al investigar cualquiera de los trajes, como el de los morenos, la máscara, los zapatos, las charreras o los pantalones, se distingue a cada una como una pieza independiente de las demás.

Otra de las características es que los modelos que lucen estos pequeños muñecos son influenciados por las tendencias de moda utilizadas por las fraternidades en las entradas folklóricas en festividades cada año.

Los danzarines, a su vez, solicitan el traje que lucen, hecho en miniatura.

Propuesta

Una de las características es que los modelos que lucen estos muñecos son influenciados por las tendencias de moda utilizadas por las fraternidades en las entradas folklóricas cada año.

Los danzarines, a su vez, solicitan el traje que lucen, hecho en miniatura.

“En La Paz tenemos una ventaja y es que año redondo tenemos entradas folklóricas. Por ello la moda en las danzas cambia constantemente”, señala Ramos.

Formación

El padre de Ramos era taxista y costurero, pero no dejaba que su hijo practique con sus elementos de trabajo. Ya mayor y después de algunos años, el hijo se convirtió en ayudante de cualquier trabajo que se le presentaba, uno de ellos fue la costura. Entonces decidió que quería hacer algo diferente y buscar una oportunidad en un campo poco común, pero que además tenga que ver con su danza favorita: la morenada. Su sueño era bailar esa danza, pero el costo para participar era elevado así que empezó a jugar a modo de divertirse con el traje en miniatura. Un amigo suyo le ofreció pagarle 100 bolivianos para que Ramos le haga un traje en miniatura. Ése fue su capital inicial para hacer sus primeros tres morenos. Hoy cuenta con un capital de 3.000 dólares.

El muñeco más costoso que realiza es el de moreno, que cuesta 160 bolivianos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario