martes, 17 de julio de 2012

Cholitas modelos de alta costura

"Chola Paceña" fue el desfile en el que jóvenes aymaras caminaron por la pasarela mostrando la alta costura de los Andes bolivianos.

Jóvenes aymaras participaron en la octava versión del "Desfile de Modas: Chola Paceña, Tradición Nuestra" que cada año organiza la alcaldía de La Paz para conmemorar el inicio, en 1809, de las revueltas criollas contra el colonialismo español.

El ambiente preparado es un salón del Jardín Japonés de la comuna, en el exclusivo barrio de Calacoto, al sur de la sede de gobierno, donde se tiene todo listo para el desfile: una plataforma de 15x4 metros, juego de luces, música andina de fondo, barras y dos animadores.

Son 14 jóvenes aymaras que se preparan para iniciar el desfile. Han convertido un pequeño salón en el vestuario principal, donde se alistan para la jornada que se desarrollará ante unos 300 invitados, incluidos el alcalde local y el cuerpo diplomático.

"Estamos nerviosas, hay buenas competidoras", reconoce Maribel Mamani, de 18 años, en el último año de la escuela.

"Venimos a mostrar nuestra identidad, nuestra cultura, el atuendo, las joyas y la alegría de la chola paceña", cuenta por su parte Edith Sillerico, de 25 años, profesional en la carrera de Lingüística y que trabaja en una oficina de atención al cliente en un banco privado local.

"¡Ya estamos listos, comenzamos ahora, este es el desfile de modas 'Chola Paceña'!", exclama el animador, mientras la música andina comienza a retumbar en el ambiente.

REIVINDICAR LA CULTURA AYMARA

"Chola" es el término que se utiliza en Bolivia para denominar a la mujer aymara, que durante siglos tuvo un carácter peyorativo pero que ahora se lo usa para reivindicar parte de la cultura de los aymaras que viven en el Altiplano boliviano, desde hace unos seis a siete siglos.

El desfile se realiza en tres categorías: vestimenta (polleras o faldas con varios pliegos, blusas y mantas); sombreros tipo bombín; y joyas de oro y plata. Los que fabrican estos productos son principalmente artesanos y microempresarios.

"Vicuña Estilo", "Polleras Flor Inca", "Diseños y Creaciones Jamilet", "Diseños Sonia", "Diseños Cielito", "Joyerías Bustillos", "Diseñadora Esmeralda", son los nombres de los modistos y modistas que buscan la gloria en la noche de La Paz.

En un momento del desfile, el auditorio estalla en aplausos cuando comienzan a desfilar, con trajes aymaras, esposas de diplomáticos de Paraguay, Estados Unidos, Panamá, Gran Bretaña y Colombia, en una muestra de apoyo.

Los colores también son muestra de la cultura aymara: adornos multicolores, prendas de vestir que juegan entre el negro, el blanco o el azul, o también combinados, entre bajos como el rosado o crema, mezclados con fuertes como el verde o el rojo.

Las joyas, anillos, prendedores, aretes o brazaletes son de oro de 20 kilates, plata e incrustaciones, como amatista y "bolivianita", una gema variedad del cuarzo.

Sólo la vestimenta se dispara desde los mil a dos mil dólares, mientras que la joyería se sitúa en la friolera de cinco mil a diez mil. Los habitantes originarios pudientes, principalmente comerciantes y transportistas privados, los adquieren para la fiesta de Gran Poder, la festividad andina más grande de La Paz, que se realiza cada junio.

"Este desfile es para promover nuestra cultura, nuestros valores, para reivindicar a la chola paceña (de La Paz)", explica el oficial Mayor de Cultura de la Alcaldía, Wálter Gómez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario