jueves, 13 de septiembre de 2012

Cholita paceña entre moda y glamour

Sedas, gazas, gamuzas y una variedad de coloridas y finas telas importadas son parte de la vestimenta de la chola paceña que se caracteriza por la elegancia y la innovación constante.

La moda de estas mujeres no está marcada por las estaciones climáticas, pero imponen nuevos estilos en fiestas y festividades, como son las del Gran Poder o el 16 de Julio, entre otras.

Una de las innovaciones en su vestuario es la introducción de nuevos colores. Antes prevalecían los colores tierra, como el verde o el rojo en polleras y mantas, ahora incluso tenemos los “chillones” como el verde fosforescente, dice Lourdes Quispe, experta confeccionista.

Y las polleras largas ya pasaron a la historia, ahora éstas llegan diez centímetros por debajo de la rodilla y son sólo de tres bastas, acota Quispe, dueña de la tienda LaNovedad.

Las mantas también se transformaron, ahora son más delgadas y no llevan forro. Son más livianas y transparentes, de manera que permiten ver las blusas que portan bolados en el cuello y las mangas.

Estas vistosas prendas hoy llevan escotes, aunque todavía recatados, y están más entalladas al cuerpo, según explica Rosario Aguilar, la promotora de la incursión de la chola en las pasarelas.

Si de variedad se habla, los calzados para chola ganan de lejos a cualquier otra prenda que usa la mujer paceña de pollera.

La habilidad de los zapateros hace que cualquier sueño se haga realidad, pues tienen la habilidad de confeccionar con todo tipo de material (cuero, tela o gaza) en fin, lo que la mujer guste lucir en su calzado para combinar con cualquiera de sus prendas, pollera o manta, o el sombrero.

La tendencia de los calados aún persiste, asegura Mary Paucara de zapatería Maryfer. Las puntas con boca de pez y los calados en el talón todavía está en la preferencia. Una variante de este año son las argollas sobre la boca de pez, así como los trenzados.

Si bien no tiene entre su amplia oferta, los calzados con terraplenes son confeccionados en Maryfer a pedido del cliente.

El accesorio infaltable en el vestuario de la chola es el sombrero, que marcó época con el borsalino, sombrero importado de Italia en la primera mitad del pasado siglo. En ellos, lucen los ostentosos topos de oro o de plata de acuerdo a la tendencia que impera en el momento.

Ahora se los confecciona con pelo de liebre o de conejo, material importado de Brasil, principalmente, asegura Adelio Coarite, propietario de la Sombrerería Ruth, donde los elabora desde hace 35 años.

Los de copa alta son demandados por las más jóvenes, mientras los de media son usados por todas. Según Coarite ahora hay una tímida demanda de sombreros de copa baja.

En las pasarelas

Estas tendencias de la moda de la chola son vistas cada año en julio, a iniciativa de la actual oficial mayor de Desarrollo Humano, Rosario Aguilar, quien se encarga de organizar el desfile de moda de la chola paceña. Para ese fin, las elegidas como chola paceña de 2006 fueron las primeras modelos en ser preparadas en una conocida academia de modelaje.

Ahora ya tienen experiencia y se preparan solas, dice Aguilar. Entre ellas están Cinthia Pacheco y Gaby Acero, esta última es la modelo más cotizada este año, pues será el rostro de almanaques e invitaciones del Gran Poder.

Una colección costosa

Mantas

Se encuentran desde 250 bolivianos hasta 200 dólares, que son las confeccionadas con lana de vicuña.

Polleras

Su precio oscila entre 400 y 900 bolivianos.

Zapatos

Existe una variedad de modelos y colores. Valen entre 120 y 150 bolivianos.

Sombreros

Sin importar la altura (copa alta, media o baja) su precio oscila entre 300 y 500 bolivianos, dependiendo de la calidad de la tela.

Joyas

Las alhajas de plata y oro son muy cotizadas. Su precio parte de 1.000 bolivianos y puede llegar hasta10.000 o más.

Página Siete


No hay comentarios:

Publicar un comentario