jueves, 29 de marzo de 2012

Cholita Mary Laura ganó prueba de ciclismo en Bolivia

El concurso premió con un parque para la zona donde vive la ganadora. La competencia fue en la avenida 6 de marzo de El Alti y hubo 100 participantes.

Con ligas sujetando su pollera a sus piernas, trenzas a merced del viento y montada en una gastada bicicleta azul marca Giant, la cholita Mary Laura, de 19 años, pedaleaba con todas sus fuerzas.

Luego de cruzar la línea de meta, Laura, con el rostro morado y cubierto de sudor, estaba a punto de estallar en lágrimas pero respiró muy hondo y una leve sonrisa de triunfo se dibujó en su rostro. Ganó un parque para su zona.

Ella es la gran ganadora de la primera versión de la Carrera de Cholitas en Bicicleta de El Alto. Fue la primera en llegar entre 100 participantes que compitieron ayer en la avenida 6 de Marzo de la ciudad alteña.

Sus hermanos, Hugo y Edwin, la felicitaron con abrazos.

Desde el punto la partida hasta la meta, hizo un tiempo de 24 minutos con 25 segundos, recorrió por el cruce a Viacha, la avenida Julio César Valdez, la plaza Cuerpo de Cristo, la avenida Bolivia hasta la Cruz Papal, para luego retornar por la misma vía, hasta la avenida inicial.

“Estoy muy feliz y cansada a la vez. Siempre pensé en ganar. Participaba en competencias en mi colegio y en los juegos plurinacionales que organiza el presidente Evo”, aseguró Laura, la penúltima de nueve hermanos.

Laura aseguró no haber entrenado en varios meses debido a que le dedica más tiempo a estudiar ciencias sociales en la Normal Superior de El Alto.

Sin embargo, su mayor satisfacción fue que construirán un parque en su barrio ubicado en Villa Bolívar “D”, camino a Viacha, puesto que ése fue el premio por haber ganado la carrera.

“Diferentes auspiciadores en coordinación con la Alcaldía de El Alto construirán lo más pronto posible un parque en el barrio de la campeona”, dijo Édgar Maraz, director municipal de Deportes de El Alto.

La “cotidiana” bicicleta

Para algunas, usar la bicicleta es algo muy común.

Es el caso de Beatriz Chura y Virginia Quispe, que llegaron en segundo y tercer lugar, respectivamente.

Chura, de 26 años, recorre en una hora en su bicicleta, marca GT, día por medio, desde Causaya, comunidad donde vive, hasta el sitio arqueológico Tiwanaku, lugar donde trabaja como guía turística.

Lo único en lo que pensaba durante la carrera era en su pequeño hijo de un año, Cristian.

“Más que nada lo hice por él”, afirmó Chura.

Quispe, en cambio, utiliza su bicicleta como transporte para toda su familia.

“Cargo a mis tres hijos en la bici y vengo hasta acá (la Ceja)todos los días. Tardo 15 minutos porque voy rápido”, contó Quispe quien vive camino a Laja.

Cholitas corredoras

Público

Miles de personas se dieron cita al evento que se realizó en homenaje al 27 aniversario de la ciudad, organizado por la comuna alteña y el Banco Fie.

Heridas

Página Siete contabilizó tres heridas que fueron atendidas por personal del Banco Fie. También había cinco ambulancias para atender este tipo de accidentes.

Escena

La partida fue accidentada. Al menos cinco ciclistas chocaron y cayeron, pero continuaron su recorrido.

Cholitas participan en competencias ciclisticas

Fue una linda experiencia para ellas. No se trataba de los “héroes de la carretera” como el padre Eduardo Pérez les llama a los ciclistas que compiten en “su” Vuelta a Bolivia cada noviembre. Eran cholitas, mujeres vestidas con pollera que compitieron en una singular carrera de bicicletas en conmemoración al mes aniversario de El Alto. Se inscribieron 114, muchas más que en la carrera de Fides, y trataron de hacer lo que por lo general hacen Óscar Soliz y Juan Cotumbra, los mejores ciclistas bolivianos hoy por hoy.

No eran ellos los que compitieron. Pero igual el público se apostó a ambos lados de las calles y avenidas para verlas pasar. Era todo un espectáculo. Mary Laura Huanca, oriunda de la comunidad Huaripujo de la provincia José Manuel Pando se adjudicó la primera Carrera de Bicicletas de Cholitas, evento que se llevó a cabo el sábado y que fue organizado por la Dirección de Promoción de Deportes del Gobierno Autónomo Municipal de El Alto y el banco FIE.

La avenida 6 de Marzo fue el principal escenario del evento en el que participaron cholitas desde 15 años hasta los 40 y más. No todas las inscritas pudieron competir. Unas dos decenas se quedaron en la partida porque no llegaban las bicicletas que les habían pedido prestadas a sus vecinos o amistades.

Entre ellas estaban Nora Callizaya de Achocalla y Silvia Calle, funcionaria de la Alcaldía alteña. “Ni modo, pero me siento emocionada porque vi por primera vez la equidad de género, ahora nos valoran como mujer de pollera”. Mary Laura, de 19 años de edad, llegó hace dos años a La Paz y cursa Sociales en la Escuela Superior de Formación de Maestros Tecnológico Humanístico de El Alto.

Ella comenzó a dominar la carrera desde el primer kilómetro e hizo prevalecer su experiencia por haber competido en los Juegos Plurinacionales en la fase departamental. Llegó a la meta con un tiempo de 24 minutos y 25 segundos tras recorrer los 12 km y se ganó una vestimenta (manta, pollera y sombrero) y recibió para su barrio Villa Bolívar D, camino a Viacha, la construcción de un parque Infantil.

“Estoy feliz por ganar esta prueba, gracias a mi hermano René que me prestó su ‘bici’ montañera y además tuve el aliento de mis compañeros de estudio en la ruta, quienes me decían ‘estás ganado, la segunda está atrás, vamos, fuerza’”, comentó la vencedora, quien desde niña montaba la bicicleta de su padre Marcelino para llegar desde su pueblo de Achiri hasta Huaripujo.

La bajada “fue las más fácil” y llevadera porque no tenían que pedalear. En cambio, la subida estuvo dura. Además, tenían que darse modos para que sus polleras no se trabaran con los pedales o las cadenas de las “bicis”.

Fue segunda Beatriz Chura, quien llegó desde Tiwanaku. Salió a las 07.00 para estar puntual, trabaja como guía en el Centro Arqueológico y llegó al filo de la partida. Le ayudaron su esposo Luis Gutiérrez, que le prestó su bicicleta, y su hijo Cristian, que la alentó todo el tiempo. El tercer lugar fue para Virginia Quispe, de la zona Yunguyo, en el barrio Azurduy de Padilla, quien también tuvo el apoyo de su esposo Pedro y compitió con la bicicleta antigua de su papá Euloterio.

La señora Marta Mamani, de 40 años, dijo que a las 06.00 salió desde Senkata, ella es orureña de San Pedro de Totora y corrió con su hermana Cristina, quien no pudo llegar a la meta debido al pinchazo de una llanta. Desde la localidad de De-saguadero llegaron en un taxi, cargadas de sus bicicletas, Marcela Chipana y Marcela Quispe, una de ellas dijo que fue bonito subirse a una bicicleta y correr: “Lo hice después de 15 años”.

No faltaron ciudadanas extranjeras que se vistieron como cholitas tarijeñas y corrieron, pero al final fueron descalificadas por no ser “de origen”. Ellas son la canadiense Alicia Buch, y las estadounidenses Rebeca Pruich y Alison Ziegler, quienes trabajan y viven en El Alto en la institución Palabra Hecha Vida. Las tres se prestaron bicicletas montañeras, cascos y se fletaron la ropa chapaca. “Fue lindo compartir, porque en plena ruta una cholita me ayudó, ya que tres veces fallaron las cadenas. Felizmente pude terminar”, dijo Alison.

El sábado fue diferente para todas ellas. El ciclismo escribió un nuevo capítulo. Y no eran Soliz ni Cotumba, sino las cholitas.

Leyenda de la Cholita y el condor de los andes

Hace mucho tiempo como usualmente comienzan los relatos, al igual que nuestra historia relata del amor que sentia un enorme condor, que habitaba un cerro, sercano a un poblado en el que vivia una hermosa cholita, que era la unica hija de una familia prospera, la misma se dirigia todas las mañanas a pastear a sus ovejas es estos tiempos los condores eran temidos por que solian llevarse ovejas, personas.

El condor pasaba siempre a medio dia se quedaba flotando en el cielo viendo a la cholita esa dia decidio que la cholita seria para el. Al retornar a su casa al ponerse el sol la cholita se encontro a un joven muy sinpatico que no vivia en el pueblo el cual tenia un poncho obscuro y una linda chalina blanca le dijo que queria acompañarle la cholita en cantada con el joven acepto todas las tardes se encontraba con el y su amor fue creciendo, los padres de la cholita al ver que siempre llegaba tarde le preguntaron la causa la cholita les conto del joven pero no pudo decirles su nombre o algo sobre sus padres o origen ese dia ella le cuestiono por esto el le dijo que no se preocupara que esa misma tarde hablaeia con sus papasm, la cholita contenta asepto, lo que el joven decia.

Al llegar ala casa los padres interrogaron al joven el cual no responder causo la ira de ellos, no podran alejarla de mi por que lleva a mis hijos la madre furiosa le tiro en sima una olla con agua hervida. Con gritos y un viento fuerte el joven desaparecio en la noche, con el temor los padres al rapto la cholita siempre salia acompañada.

Al llegar el medio dia al almorar se sintio en frio helado y una sombra grande en la pampa un condor enorme y guitando el nombre de la cholita, Felisa, Felisa, donde estas al verla el condor tomo a la cholita y sa la llevo, cuando se encontraban en la cima del cerro al llegar a su guarida noto algo familiar en el con la caveza y el cuello pelados por el agua hervida y el collar de plumas blancas era el joven enamorado.

El condor le ofrecia carne a la cholita que no comia por que esta esraba cruda el condor entomses al ver las fogatas de los hombres y como cocinaban esperaba que se fueran y rebolcava la carne en las cenisas, mientras la madre lloraba todos lod dias entonses se le aserco el leque leque que es un ave muy lista con patitas largas y pequeñito que al oir el problema de la señora decidio ayudarla pero antes le pidio un saco de mais tostado y charqui en pago una vez resivido esto se fue volando ese dia el condor despues de pelear con la cholita y ver a sus hijos que tenian pluman pero caditas humanas se fue volando y vio al leque leque en una pidra llorando desconsoladamente, que te pasa a ti por que lloras es que el fin del mundo esta cerca las montañas se ban a hundir, solo se va salvar quien se amarre a este enorme harbol le dijo elcondor aterrado le dijo que lo amarrara a el primero el leque leque con pena y sic dejar de llora lo amarro una vez amarrado el leque leque se fue bolando a la cueva y bajo a la cholita y por esto el condor no tiene plumas en caveza y el cuello y tiene su chalinita blanca y el leque leque solo sale de noche gritando leq leq leq leq burlandose del condor.

martes, 27 de marzo de 2012

Cholitas y el uso de Facebook

Una cholita mira a su página de Facebook en una tienda de Internet público en La Paz.

Una cholita (mujer andina) mira a su página de Facebook en una tienda de Internet público en La Paz, febrero de 2012.

Esta publicación fue distribuida en el Washington Post, en la sección Tecnología de la Sociedad CIENCIA.

Contactos: cholitasfashion@gmail.com


lunes, 26 de marzo de 2012

Cholitas Paceñas de goma

En el taller de arte Manos Creativas, dos artesanos realizaron el diseño de muñecos de goma eva que lucen trajes folklóricos de Bolivia. El modelo fue patentado en 2011.

Son livianas, artesanales y cargadas de identidad cultural. Inspirados en la pluralidad de las danzas típicas bolivianas, Gualberto Laura y Angélica Luna crearon una línea de muñecas a base de goma eva que resalta la singularidad de estos trajes tradicionales.

La chola paceña, el pepino, el tinku, la diablada, el waka waka, la kullawada, el pujllay y la moseñada fueron caracterizados con la técnica brasileña de las “fofuchas”, muñecas “dulces, tiernas y encantadoras”, hechas con goma eva y, por lo general, en tres dimensiones. El trabajo de estos artesanos es minucioso y prolijo.

Desde que este arte se difundió en Bolivia en 2008, en el taller Manos Creativas no descansaron hasta obtener un producto distintivo y original, que fue patentado por el Servicio Nacional de Propiedad Intelectual (Senapi) en 2011.

“Al principio veíamos que era una técnica común y queríamos hacer algo que sea típico de nuestro país. Fue así que fuimos probando y en 2010 hicimos las primeras muñecas”, cuenta Gualberto Laura, artista plástico y profesor de este taller desde 2004.

Los primeros modelos tenían toda la vestimenta con goma eva, pero al percibir que no era tan impactante para sus clientes, decidieron combinar este material con tela, encajes, bayetas, lentejuelas y perlas que repliquen el detalle de estos trajes.

Según el investigador del Museo de Etnografía y Folklore (MUSEF), Milton Eyzaguirre, Bolivia tiene alrededor de 500 danzas típicas, entre autóctonas y folklóricas, aunque algunas de ellas desaparecieron con el tiempo.

Por el momento el taller tiene ocho tipos de atuendos concluidos, tanto para las figuras de varón como para mujer, y hay otros que todavía están en proceso de elaboración. La intención, explica Angélica Luna, es enfocarse posteriormente en bailes autóctonos y regionales, como el taquirari y la cueca cochabambina.

Dar vida a cada personaje le toma a la artesana entre dos y tres días, porque además de ese trabajo minucioso de cortar y pegar los moldes de goma eva, Luna se encarga de confeccionar cada pieza de la vestimenta que, en algunos casos, es desmontable.

Cada muñeca, además de la ropa, lleva trenzas de lana y calza zapatos de tela, abarcas o botas, según el estilo del baile.

“Siempre me gustó hacer cosas en miniatura, creo que por eso no podría hacer estos trajes en tamaños más grandes”, confiesa la artesana, quien tiene 15 años de experiencia en manualidades.

Todas las creaciones son personalizadas y hechas manualmente. Incluso el rostro que, al ser pintado por Gualberto Laura, demora dos horas por muñeco. “El delineado de la cara es manual. Se pinta con pintura para tela y pinceles de punta 0. No pensamos en hacer serigrafía, porque sería como estampar un sello y le quitaría la calidez. Cuando jugamos con el pincel, se caracteriza mejor al muñeco”, explica el artesano.

Al tratarse de un proceso artesanal, realizan seis parejas al mes, con la garantía de ser piezas únicas y de alta calidad.

Por ahora los trabajos se ofrecen en el taller, en la calle Sagárnaga, y también en ferias locales y departamentales. No se descarta exportar a mediano plazo. “Por ahora estamos exportando indirectamente, porque los clientes extranjeros son los que más nos compran y los llevan a sus países”, dice Luna.

Cuando la calidad de esta colección sea avalada por el Instituto Boliviano de Normalización y Calidad (Ibnorca), tienen pensado incrementar la mano de obra para abastecer el mercado local e internacional. Entretanto, el proceso creativo no se detiene. Con ese talento innato en las manos, tanto Gualberto como Angélica persisten en innovar diseños que destaquen la cultura boliviana y sus coloridos matices.

Página Siete

domingo, 25 de marzo de 2012

Cholitas Bailarinas son protegidas por agentes de Seguridad Privada

Las numerosas fiestas folclóricas de Bolivia, encabezadas en La Paz por la entrada del Jesús del Gran Poder, son más que una demostración de la rica cultura del país. Muestran, además, que los bolivianos son capaces de gastar todo el dinero que sea necesario en sus tradiciones. Hasta el punto de que algunas bailarinas desfilan tan enjoyadas que llevan guardaespaldas.

El Gran Poder paceño, es un desfile en el que miles de bailarines y músicos circulan desde primera hora de la madrugada hasta entrado el domingo por las principales calles de la ciudad.

Según el antropólogo David Mendoza, esta festividad se remonta al siglo XVII, si bien no fue hasta 1927 cuando fraternidades folclóricas salieron a la calle para honrar al Jesús del Gran Poder con sus tradicionales y folclóricos bailes.

Actualmente, son más de 30.000 personas las que salen a danzar. Dice la tradición que participar en esta fiesta durante tres años seguidos garantiza que se cumplan los deseos y, los paceños, se lo toman tan en serio que preparan esta entrada justo cuando termina la del año anterior.

En el Gran Poder destaca, por encima de todo, la danza de la “morenada”, un baile que recuerda la llegada de esclavos negros a las ricas minas de Potosí y a las plantaciones de hoja de coca de La Paz.

Las cholitas, las típicas mujeres de pollera del Altiplano, son las más ostentosas de estas fraternidades. Si bien ocupan uno de los escalafones más bajos en cuanto a pobreza se refiere, tiran la casa por la ventana cuando a entradas folclóricas se refiere.

Su traje típico consiste en bombín, blusa, mantilla y pollera. Algunas de ellas, las más pudientes, aseguran que gastan casi 2.000 dólares en la vestimenta.

Sólo en el juego de joyas, pendientes y dos broches, pueden gastarse entre 700 dólares, si se trata de orfebrerÌa bañada en plata, hasta los 10.000 dólares es oro puro.

Tal cantidad de dinero en metales preciosos, sin contar los que llevan casi biológicamente en sus dientes, hace que muchas de ellas decidan bailar con guardaespaldas por temor a los asaltantes, que están escondidos en las calles en el Gran Poder camuflados en las más de 300.000 personas que salen a verlas.

Ser el baile más vistoso tiene sus consecuencias. Sólo las máscaras, hechas por maestros artesanos de lata comprada a chatarreros, cuestan 100 dólares cada una, tras un trabajo exclusivo de tres días.

A eso, se le suma la cuota de la agrupación, el alquiler del local de ensayos y el pago de la banda que acompaña en todo el recorrido de la entrada a la fraternidad, que puede llegar a costar más de 6.000 dólares. Sin duda, los bolivianos pagan un precio alto para seguir sus tradiciones y su folklore.

EFE



Cholitas Fashion: Lidia Chávez en canal 7 TVB

Bella Cholita Lidia Chávez, actualmente conduce el programa Bolivia Nuestra de Canal 7 TVB.












domingo, 18 de marzo de 2012

Cholitas bailan en el Gran Poder

Cholitas bailando en el Gran Poder de La Paz, al son de la Morenada boliviana.








martes, 13 de marzo de 2012

Fotos de las Cholitas Paceñas (Parte II)






Fotos de las Cholitas Paceñas (Parte I)






sábado, 10 de marzo de 2012

Cholita Paceña por J'acha Mallku (Música Boliviana)

Intérprete: Jacha Mallku
Titulo: Cholita Paceña
Ritmo: cueca
Valoración: Bueno
Plataforma: Youtube
Usuario: luchitofolk

Comentario: El tema cholita paceña interpretado por el grupo Jacha Mallku
Enviado por: Raul G.




lunes, 5 de marzo de 2012

Cholita Paceña y el Carnaval en Bolivia

Fotos tomadas por el fotógrafo Hugo Quispe en el tradicional ENTIERRO DEL PEPINO, evento con el cual se da por finalizada todas las actividades por motivos del carnaval en la ciudad de LA PAZ, BOLIVIA.

Cabe recalcar que en la Ciudad de La Paz el comienzo de las actividades de carnaval se originan en la localidad de Caquiaviri, la fecha exacta es el 17 de enero de cada año, y culmina con el evento realizado el Domingo de ceniza en inmediaciones de la Plaza Garita de Lima hasta llegar el Cementerio General de la ciudad de La Paz.

Contactos: cholitasfashion@gmail.com



Historia de la Cholita Paceña desde 1915

La chola: La mujer de pollera, signo del mestizaje urbano desde la época de la colonia, ha sido ensalzada por su garbo y orgullo, pero también defenestrada por su origen. La foto corresponde al archivo de Cordero y data de 1915, cuando las prendas de la chola paceña se confeccionaban en seda, casimir, gasa, astracán, vicuña, hilo o lana. Entonces, como ahora, las mantas son un signo de estatus para quien las usa. Dos tipos de mantas llevaban las cholas de antaño: una de pecho que era de fina seda y de muchos bordados, prendida a la altura de un hombro con un topo (tupu) de oro y piedras preciosas, y otra de encima o abrigo que podía ser de seda gruesa y de lana de vicuña. Las mujeres casadas, según relatos del costumbrista Antonio Paredes Candia, llevaban la manta de abrigo colgada del antebrazo y muy bien doblada. Las solteras llevaban únicamente la manta de pecho.