martes, 28 de mayo de 2013

Llama boliviana en la cima del mundo

Q’ara es una palabra en aymara que quiere decir pelado. Aunque los aymaras también la utilizaron para referirse a los españoles o sus descendientes que por siglos explotaron la riqueza del país. Así también, una de las variedades de la llama lleva el nombre de q’ara. Se la nombró así porque tiene poco desarrollo de su fibra (lana) y la que tiene además es poca.

Fue una de estas llamas la que el pasado domingo ganó un concurso internacional o tripartito -porque participaron Chile, Perú y Bolivia. Su dueño, Ronald Marca, del ayllu Sarcota-Bereguela (Pacajes, La Paz), se llevó 990 dólares.

La llama q’ara tiene una figura esbelta y no puede ser distinguida por su color porque puede tener hasta medio centenar de tonalidades distintas: blanco, negro, café pero no tan definidos.

En alpacas, el primer y único premio se lo llevó la variedad huacaya, que se caracteriza por tener un vellón o mucha fibra; su dueña, Flora Tancara, una mujer aymara de la comuna General Lagos (Chile), también se llevó otros 990 dólares. El color de la fibra de esta alpaca es más uniforme: va del blanco al negro, presentando tonalidades del marrón claras, oscuras, así como gris plata.

La quinta expoferia internacional se realizó en el hito tripartito, que es el límite fronterizo de los tres países, a diez kilómetros de la población de Charaña. El certamen empezó el viernes 24 y terminó el domingo.

El primer día fue Perú el país que organizó el evento y para ello trajo un grupo de música chichera con su famosa cantante Rosario Flores, la que alegró a los feriantes que pasaron los dos centenares. Chile tomó la posta del evento el segundo día y llevó hasta el lugar al grupo chichero Así D’Ron y el último día fue para Bolivia, que llevó desde La Paz al grupo Kollamarca.

En la misma expoferia había para la muestra y la venta una variedad de chompas, guantes, mantas, ponchos, aguayos y todo hecho de lana de llama y alpaca. Los tres países tenían stands en los que exhibían llamas y alpacas vivas, pero en condición de especies mejoradas.

Los comunarios adquirieron los denominados jañachos o machos con hasta dos años de vida para mejorar y aumentar la población de camélidos domésticos en las comunidades originarias de los municipios Charaña (Bolivia), General Lagos (Chile) y Palca (Perú). Los bolivianos que participaron en la feria eran aproximadamente 40 y estuvieron presentes los tres días del evento.

Al final de esta quinta versión, el viceministro de Desarrollo Rural y Agropecuario, Víctor Hugo Vásquez, dijo que los comunarios de los tres países están unidos por la cultura aymara y el amor por la crianza de camélidos en un lugar que está sobre los 4.000 msnm y expuestos al frío y ventarrón en gran parte del año.

El alcalde de Charaña, Vladimir Montes, afirmó que en todo su municipio hay al menos 30.000 cabezas de llamas, la mitad de alpacas y un número indeterminado de corderos. “Expoferias internacionales como en la que hemos participado nos alienta para mejorar nuestros ganados”, dijo. La autoridad reveló que éste es el primer año en el que Bolivia gana.

Atraer turistas a lugares milenarios

Los tres municipios fronterizos, unidos por la cultura aymara, pretenden mostrar su potencialidad en la crianza de camélidos, pero también buscan atraer turistas a sus lugares milenarios. Charaña tiene, por ejemplo, la ciudad de piedras, que está antes del río Mauri, en dirección a esa población: las formaciones rocosas muestran formas de calles, plazas, vivienda, terrazas. El río Mauri ofrece la posibilidad de pescar truchas.

A un kilómetro de la población de Charaña está un ojo de agua, cuyo líquido puede ser utilizado incluso para las baterías de vehículos debido a su pureza.

Los comunarios señalan que en todo el municipio hay grandes bofedales que en gran parte del año tienen pasto para alpacas; ríos como el Caquena que tiene agua salada pero apta para el consumo humano, también una mina como la de Berenguela, donde hay estaño y zinc.

En la comuna chilena de General Lagos se puede visitar aleros en Patapantane, Hakenasa y Pukara, lugares donde hay evidencias de los primeros cazadores recolectores del altiplano.

La comuna de Palca (Perú) tiene para mostrar pinturas rupestres, paisajes altoandinos animados por vicuñas, llamas y alpacas que se reproducen en los bofedales. También cuenta con tambos y apachetas cerca del Camino Inca, que conduce hacia el pueblo de Tacora.

Página Siete

No hay comentarios:

Publicar un comentario