miércoles, 11 de marzo de 2015

Radiografía de la cholita trabajadora

La construcción de la ciudad de El Alto, se las debe a ellas, pues cada calle de piedra, las aceras y los miles de metros de muros en las escuelas son resultados del trabajo por alimentos que hicieron estas mujeres años atrás.

Esas mujeres de pollera se aprecian cotidianamente en los puestos de venta, en los mercados, en los controles de tránsito, en la lucha libre y fundamentalmente en las distintas festividades folklóricas y sociales que se vive en la ciudad.

El vestir de una cholita original (mujer de pollera) es diferente a la que se viste una que no es realmente de pollera (transformer). “… eso se nota en la forma de ponerse el sombrero, la pollera, la manta e incluso hasta en la misma blusa y es notorio en la forma de caminar e incluso en su mismo rostro…” aclara Prima Mamani Quispe, Directora de Promoción Cultural del Gobierno Autónomo Municipal de El Alto.

El hecho que vestirse de pollera, sin lugar a duda, enorgullece a propios y extraños. A propósito, de esta aseveración, no se extrañe al ver en las calles a mujeres del extranjero vestirse de cholitas.

Vestirse de pollera hoy, es simplemente enarbolar la belleza de la mujer de El Alto.

El Alto


No hay comentarios:

Publicar un comentario