martes, 14 de abril de 2015

Cholitas constructoras invaden Bolivia

El oficio de la construcción es muy pesado y desgastante, por eso sólo los hombres se dedicaban a esa actividad, sin embargo, ahora que las mujeres perforaron ese campo laboral, muchas de ellas ponen en riesgo su salud generalmente por el descenso de la matriz.

Hasta la fecha, seis de las 39 personas, afiliadas a la Asociación de Mujeres Constructoras de La Paz, ya se hicieron operar de la matriz y no volverán a ser madres, dijo a ERBOL la secretaria de esta organización, Aurora Arias.

“En nuestro grupo tenemos mujeres que están con el descenso de matriz por alzar cosas pesadas, el cuerpo de la mujer no es lo mismo que el de un hombre. A algunas constructoras no les queda de otra que hacer el trabajo duro, para no ser humilladas por los hombres”, enfatizó.

La Asociación de Mujeres Constructoras pidió al gobierno central un seguro de salud gratuito para todas féminas que se dedican a esta sacrificada actividad.

Asimismo, Arias solicitó seguridad laboral, porque a la hora de realizar el contrato de trabajo con la empresa o persona particular, no tienen los equipos que cualquier albañil necesita para precautelar su integridad física.

Acoso sexual

Las trabajadoras constructoras también son víctimas de acoso sexual, principalmente, de parte de los “contratistas”.

“Cuando pasamos por su lado, nos dicen al oído ‘mamacita estás linda’, cuando te dicen esas cosas nos hacen sentir muy incómoda, pero no nos queda otra que lidiar con eso, porque necesitamos el trabajo”, afirmó Arias.

Las mujeres que se dedican a esta actividad optaron en su mayoría por usar overoles anchos para que ningún albañil se les quede mirando con insinuaciones.

“No falta algún pervertido que te está mirando cuando estas subiendo las gradas”, apuntó.

Erbol

No hay comentarios:

Publicar un comentario