martes, 8 de marzo de 2016

Cholitas revolucionarias de El Alto

La historia de El Alto, como tantas historias del mundo, no siempre refleja el aporte de todos y todas sus protagonistas. Por esa misma razón, hay historias ocultas que necesitan ser contadas.

El Alto como ciudad, como territorio autoconstruido, es resultado de las luchas sociales, pero esas luchas sociales indudablemente tienen rostro de mujer; no hay duda.

Cuando uno camina por El Alto, se evoca a los años 80, a esas miles de mujeres aymaras, que trabajaron junto a sus hijos, agarrados de un combo y una montonera de piedras, largos kilómetros de calles y avenidas. Por eso mismo, cuando la alteña se sienta a vender en las calles, encuentra su sentido de pertenencia, pues ellas fueron sus constructoras.

Ellas son, las que están en la reuniones de los barrios, de los colegios, de las ferias y de toda iniciativa que necesita del aporte colectivo. Ellas son, las que ponen el pecho, al momento de movilizarse y al momento de arrancar una conquista social al Estado. Ellas son, los alaridos de libertad de Octubre de 2003, las voces que se radicalizaron como nunca.

En las mujeres alteñas, hay un sentimiento profundo de transformación y revolución. Para ellas no hay límites, no hay día de tregua. No es posible sólo concentrarse en el ámbito privado: en los hijos y en el trabajo de la casa. Lo público se ha transformado en una necesidad. Es ahí donde se lucha, por las reales reivindicaciones históricas.

En el grito de lucha: “El Alto de pie, nunca de rodillas” esta impregnada el sentir de las mujeres. Eso al menos nos contó el periodista Julio Mamani, el día en que se recreo la consigna, en esa recordada marcha de las y los alteños en ruta a La Paz, en los años 80.

El trabajo grueso de El Alto, el trabajo por cuenta propia, esta en manos de las mujeres. Son ellas, las que están luchando, empujando, de manera sostenida y silenciosa, el crecimiento de nuestra ciudad.

El Alto de hoy se transforma, es imposible comprender la construcción de El Alto, sin la lucha de las warmis valientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario